martes, 5 de abril de 2016

La casa grande de la hacienda de San Pedro Mártir de Coahuixtla, Morelos

     Impresionante debió haber sido esta hacienda azucarera en su momento. Si hoy día es un gran impacto el entrar allí, ver a un lado y al otro ruinas de lo que fuera una monumental fábrica que producía azúcar y aguardiente... imaginar las docenas y docenas de carretas que eran necesarias para transportar las grande cantidades de caña de azúcar, los varios cientos de empleados que seguramente tuvo... Finalmente logro dar con el documento de época que nos diga que era y cómo era la hacienda que hemos visto durante cuatro días en este blog, es por eso que ahora sé que se llamó de San Pedro Mártir, que hubo allí una capilla y una enorme casa que no era para el dueño, sino para su administrador y los empleados de confianza. 

   Esta vez recorremos lo que sería la tercera parte del cuerpo principal, ese que da al lado nor-poniente, veremos la sala de la casa, el comedor, la cocina, quizá las que fueron las oficinas, las recámaras y los baños... desde lo alto podremos ver los otros cuerpos que forman el conjunto de la hacienda... enorme... enorme.

   "Posee el Sr. Lic. D, Joaquín J. de Araoz, tres magníficas haciendas de caña de azúcar, situadas en el Estado de Morelos, de las cuales vamos a decir algunas palabras., siquiera sea para demostrar la importancia, cada día mayor, que adquiere la industria azucarera en el país.

   "La Hacienda de Coahuxtla es la más grande (en su clase) del Estado. Situada en la municipalidad de Ayala, distrito de Cuautla, data del siglo XVII, en que fue fundada, y lleva el nombre de San Pedro Mártir de Coahuxtla. Sus extensos cultivos de caña dulce se prolongan en llanuras y pequeñas lomas  pintorescas de una gran fertilidad, alternados con siembras de arroz y preciosos bosques de limoneros. El agua abundante y el clima cálido favorecen el desarrollo de aquella lozana vegetación tropical.

  "En el recinto de la hacienda se levanta la fábrica con su caserío, el cual comprende dilatados salones para la maquinaria, grandes almacenes y otras dependencias, casa-habitación, una bonita iglesia y varios edificios para empleados y obreros.

  "La fabricación del azúcar se verifica por el sistema de fuego indirecto, contando con un gran trapiche, modelo Krayewski y Pesant de Nueva York, que muele más de 30 000 arrobas de caña diariamente; techos de triple efecto, centrífugas, evaporadoras, etc., y toda la maquinaria necesaria para una producción de 125 000 arrobas de azúcar, 70 000 de miel y 100 000 litros de aguardiente, que obtiene anualmente por término medio.

   "El movimiento de esta maquinaria es combinado por agua y vapor, tiene una turbina de 50 caballos de fuerza y calderas que desarrollan 150 de vapor instaladas en un gran salón donde también se encuentran las centrífugas, muy notable por sus espaciosas proporciones.

  "Para le exportación de sus productos se tendió una vía férrea de 5 kilómetros que enlaza con el ferrocarril Interoceánico (ramal de Morelos) y sigue hasta Cuautla, lo cual facilita y abarata los transportes" (1).






















 
Fuente:

1.- Guía general descriptiva de la República Mexicana. Tomo II. J. Figueroa Domenech. Ramón de Araluce. Barcelona, 1890. pp. 348-349. (Disponible en la Biblioteca Digitalizada de la UANL.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada