lunes, 25 de abril de 2016

De San Marcos, las Rogaciones, el trigo y las festividades agrícolas

   Hoy es 25 de Abril y en el Calendario Litúrgico se marca una festividad importante, la del Evangelista San Marcos, asociado al León por aquello de que su evangelio comienza en el desierto y al león se le consideraba el rey del desierto. Ocurrió que, por casualidad su fiesta cae exactamente el día de las Rogaciones Mayores, evento que durante varios siglos era de suma importancia pues estaba asociado al cultivo del trigo, base de la alimentación de buena parte de Europa.

   Y como todas las fiestas del calendario litúrgico fueron tomadas de ritos paganos, el de las Rogaciones no es casualidad pues eran fiestas de la antigua Roma que estaban asociadas, precisamente a la siembra, o mejor dicho, a la cosecha del trigo. Eran las dedicadas a Robigo, la versión femenina de Robigus, el Dios que protege las cosechas de la enfermedad. Robigo por sí misma era una diosa primaria de los granjeros romanos, conocida como la diosa del desperfecto. Los labradores la veneraban para protegerse de las malas cosechas que ella les provocaría si no se la apaciguaba. De ahí que la festividad fuera la Robigalia.

   La Robigalia, "se celebraba el 25 de abril, en el periodo en el que comienzan a formarse las espigas. Ovidio describe en el cuarto libro de los Fastos la ceremonia de las Robigalia: una procesión de personas todas vestidas de blanco, guidas por el Sacerdote del Quirinal (flamine quirinale), que se dirige al bosque sagrado del dios en la quinta milla (quinto miglio) de la vía Clodia (la actual sexta milla de la Vía Cassia) y aquí el sacerdote sacrificaba una perrita y una cordera lechal (es decir, de dos años). Después se desarrollaban también competiciones de carreras. 

  "Se supone que debido al cambio de género de la divinidad se haya cambiado también el género de las víctimas, por lo que originalmente debieron ser sacrificados un perro pequeño y un cordero. El motivo del sacrificio canino es explicado por el mismo Sacerdote a Ovidio: cuando la “Estrella del Perro” (es decir, Sirio) aparece en el cielo inicia la estación cálida (canícula) y existe el riesgo que los frutos maduren demasiado temprano; para evitar este riesgo se sacrifica un perro (o perra) por su analogía con el nombre de la constelación. En realidad es probable que el perro fuese sacrificado por su condición de animal relacionado a divinidades infernales como Robigo". (Wikipedia)

   Y como todo en esta vida y en este mundo está asociado, dado que la astronomía fue estudiada igual en las civilizaciones del Mediterráneo como en las de Mesoamérica, acá en México, el 25 de abril (quizá unos días antes o unos después) comenzaban una especie de "rogaciones" que eran más bien peticiones de lluvia, esas celebraciones sobreviven aun en el estado de Guerrero, en el que hoy comienza la Novena de la Santa Cruz y la fiesta es conocida como la del Hombre-Tigre, lo puedes ver aquí.



  Y esto de las espigas, estuvieron también presentes, cuando fueron levantados los Altares de Dolores en el viernes precedente al Domingo de Ramos... y lo seguirán hasta la Fiesta de San Isidro Labrador, pasando por la festividad de la Santa Cruz, en buena medida, todo un ciclo agrícola asociado a un calendario litúrgico que comenzó el 2 de febrero (no con los tamales ni con la levantada del Niño) con la bendición de las semillas.




   San Isidro Labrador, portando las espigas de trigo en su mano.

  Todas las fotografías las tomé por los campos de Salamanca y Valle de Santiago, la del Altar de Dolores es de Guanajuato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada