sábado, 25 de febrero de 2017

Ser o no ser.. el caso de la Hacienda de Santa Rosa, en San Felipe, Guanajuato

  En este Bable lo que ahora vemos lo catalogo como un portento, no hay otro adjetivo. Arquitectónico, estructural, funcional... como lo quieras ver; eso es. Se trata de un silo, forma más caprichosa nunca antes había visto, aunque recuerdo en Tancoso haber visto algo casi, casi igual pero no tan "barroco" como esto. En Tancoso es solamente el "armastrote" enorme, un cilindro de exageradas dimensiones, pero aquí está rodeado de algo que supongo unas escaleras. Estamos en la Hacienda de Santa Rosa, municipio de San Felipe, Guanajuato.

  Entremos en tema: "El rey Felipe II le concedió el título de villa el año de 1563: además cinco leguas de terrenos por cada viento para sus ejidos: pero el virrey marqués de Casa Fuerte, de acuerdo con la audiencia, las redujo á dos por orden de 18 de Marzo de 1748: la área de dichos ejidos debía tener diez y seis leguas cuadradas; pero muchos particulares están en posesión de la tercera parte de estos terrenos, que son muy fértiles y de riego en su mayor parte. La envidia de los vecinos por obtener el arrendamiento de estas tierras, y el injusto reparto que de ellas hace el ayuntamiento, son las causas que ocasionan casi todos los disturbios de la población y la ruina de muchas familias: en cada renovación de funcionarios municipales, despojan éstos de sus ranchos á los antiguos poseedores para darlos á sus parientes ó amigos, que son despojados á su turno por los concejales del año siguiente: tal inseguridad y tales injusticias mantienen perpetuamente la discordia entre los vecinos. El congreso de Guauaxuato mandó dividir el terreno en lotes que deberían recibir en enfiteusis los padres de familia pobres"

   “Con este fin el Sr. Muñozledo hizo venir de México al agrimensor D. Manuel Ploves, quien dividió los lotes, mapeó el terreno y todo parecía que iba á terminar felizmente; cuando se cambió la forma de gobierno el año de 1853 y ya no pudo realizarse tan benéfica idea: hoy parece que trata de llevarla á cabo el gobierno de Guauaxuato”.

  “Entre las mejoras importantes que ha obtenido esta villa debe justamente numerarse la de haber conseguido que el camino carretero de Tampico á Guanaxuato pasase por el centro de la población: el año de 1852: el octavo congreso constitucional de Guanaxuato mandó inutilizar el derrotero antiguo que pasaba á dos leguas de la villa, y trazar uno nuevo mas cómodo, que facilita al caminante mejores alojamientos: á la vez que hace más difícil el fraude de las alcabalas que hacían los traficantes entre el puerto y la capital del Estado. Esta medida cooperó mucho á aumentar el comercio y población de la villa.

  "El temperamento de ésta es muy frio por estar situada en una vasta llanura en los puntos más elevados de la sierra. El trigo se da con abundancia; así el maíz cuyas cosechas son siempre escasas. Los habitantes se sostienen de la agricultura, la cría de ganados, las matanzas de chivos, el comercio al menudeo y la arriería.

  Los habitantes en lo general son sencillos y de costumbres muy puras: en tiempo del cumplimiento de iglesia llegan á comulgar hasta diez mil personas en solo la iglesia parroquial, á pesar de que la población del casco de la villa no excede de seis mil habitantes.

  “En los alrededores de San Felipe hay muchos ojos de agua zarca, delgada y saludable que surten á la población y riegan los sembrados. En ellos también se fabrica la mayor parte de la pólvora que necesitan par a su consumo las minas de Guanaxuato, se elabora el salitre, y se recoge gran cantidad de azufre que se encuentra en los cerros inmediatos. En el del Fraile se encuentran vetas de estaño, y á mayor distancia en los del Gigante abundan los mantos de cinabrio, cuya explotación no ha podido continuarse porque el valor del mercurio extraído no cubre los gastos que ocasiona. Cuando disfrutemos el beneficio de la paz, estas minas ciarán quizá á sus dueños una riqueza superior á la que han producido las de Californias. 

  “El mineral de la Chica y aun el cerro del Fraile producen también gran cantidad de azogue que sacan los pobres, quemando las piedras en vasijas de barro: el Sr. D. Antonio del Castillo, que reconoció estos criaderos en 1814 ha dado amplias noticias de su riqueza en una memoria que presentó á la junta de fomento el año referido

  "A tres leguas de distancia del mismo San Felipe, por el rumbo del Norte, en terrenos de la hacienda de San Bartolo, se encuentra una cueva enorme casi en la cumbre de un cerro de cuya cima baja un cauce de agua cristalina, que cae de gran altura sobre unos peñascos que se hallan al frente de la misma excavación: esta cascada presenta un bellisimo espectáculo. La cueva parece, hecha á mano por los indios chichimecas.

  “En la jurisdicción de este curato se encuentran veintiséis haciendas de campo, noventa y tres ranchos anexos á ellas y nueve independientes, cuatro molinos de trigo, dos fabricas de vino mezcal y una de aceite" (1).


Fuente:

1.- Romero, José Guadalupe. Noticias para formar la historia del Obispado de Michoacán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada