martes, 14 de febrero de 2017

Por San Nicolás de Quijas y Noria de los Ángeles, en Zacatecas.

  Una de las grandes, enormes, ventajas que tenemos en nuestros días es la virtualidad. Viajar sin salir más allá de la mesa de trabajo o de la cama de descanso es de las muchas cosas positivas que la tecnología nos da. Siempre recordaré (y agradeceré el comentario) de cuando recibí mi primera lección en el manejo de computadoras en un gran [el más grande en ese momento en Cancún] hotel que debía en dos meses cambiar el sistema operativo manual al automatizado. El ingeniero en sistemas me dijo: -Mira, si le metes caca a la computadora, te dará caca. Desde entonces he tratado de optimizar el uso de los instrumentos, razón por la cual ahora salimos a viajar virtualmente. La imagen corresponde a la Hacienda de Lobo, en Loreto, Zacatecas.

   Eso que te cuento ocurrió en 1984, seguramente tu que lees esto naciste en ese año, eras un niño o aun no nacías. El caso está que, 35 años después, tenemos cosas maravillosas como Street Finder que, de un tiempo para acá, se volvió el arma que más utilizo en estos tiempo de poco {nulo} ingreso económico, [mucha] inseguridad en los caminos, y las mismas ganas que siempre he tenido de conocer más y más... a esto agrego algo: que me renació el interés por el Camino Real de Tierra Adentro, así que, si ayer nos fuimos en forma virtual al rumbo de Buenavista, Querétaro, ahora lo hacemos por el municipio de Pinos, en Zacatecas. Comenzamos con esta escena en que las puertas azules se manifiestan... de nuevo.

   Salimos (recuerda que andamos en la virtualidad, donde todo es posible), de Pinos, rumbo sur, como si fuéramos a Ojuelos, Jalisco y doblamos al oeste en un lugar de nombre El Obraje... el puro nombre me dice que por ahí hubo trasquila o, en todo caso, que ahí se tejía lana. Unos kilómetros más y llegamos a El Nigromante, nombre que ahora tiene la antigua San Nicolás de Quijas... veo en el camino unos lavaderos, no sé si son antiguos o medio antiguos...

   Al pasar junto a estas trojes, palpamos la riqueza que en algún tiempo hubo en la zona, habrá que saber que el nombre original del lugar fue el de Hacienda de San Nicolás de Quijas, nombre asociado al de su dueño, Pedro de Quijas y Escalante y leemos en Wikipedia que...

   "Hacia el año 1606, el capitán Don Pedro de Quijas Escalante, quien fuera originario de la villa de Laredo, en la provincia de Santander de los Reinos de Castilla, casado con Catalina de Saldaña, asentó en la cañada de El Lobo la finca de su estancia con el nombre de San José Agua del Lobo, dentro de la jurisdicción de la sierra de Pinos. En 1669 la finca y su territorio pasaron a manos del hijo del capitán, Don Pedro de Quijas Escalante, quien fuera también el dueño de la hacienda de San Nicolás, hoy Nigromante, Zacatecas, cambiando por completo el panorama económico del sureste zacatecano. Hacia el año de 1720 la familia Quijas Escalante vende la propiedad a Manuel García Rojas, quien después en 1760 deja al frente a Doña Ignacia García Rojas, viuda de Nicolás de Austria, junto con fray José García Rojas. De esta compraventa se originó la Hacienda de San Marcos, quedando al frente Don José de León García Rojas." (Wikipedia.)

  "Otro de los hijos de don Pedro, el también capitán, Joseph de Quijas Escalante y Saldaña, aparee como dueño de la hacienda de San Nicolás, un lugar muy cercano a la hacienda de El Lobo. San Nicolás era igualmente un lugar inhóspito y alejado, ubicado en las faldas que luego serían conocidas como "las mesas de San Nicolás", y ciertamente muy cercano al sitio de La Goleta, el lugar se había señalado para fundar la Villa Nueva Toledo. Es probable que a raíz de la frustrada fundación de la Nueva Toledo muchos españoles o criollos abundaran y se establecieran por la comarca, se sabe por documentos que José de Quijas se trasladó hacia 1650 a la zona para tomar posesión de las tierras de San Nicolás" (1). No lejos de ahí está la ex Hacienda de San Marcos, interesante sitio dentro del municipio de Loreto.

   De El Nigromante, hacia el norte, está el sitio llamado Los Conos, en donde se levantan un par de silos de forma cónica que tal vez sean de la época virreinal, pero no los podemos apreciar a nivel de tierra, digo, virtualmente...

   Más al norte está la comunidad de La Pedregosa, en la que vemos dos silos más, conectados por una troje de medio cañón. Quizá fueron parte de la Hacienda de San Nicolás de Quijas.

  Los mismos silos vistos desde el satélite.

  Rumbo nor oeste llegamos a la zona minera de Los Ángeles, en el que, en las cercanías se localiza otro de los Patrimonios de la Humanidad, la capilla de la Noria de los Ángeles.

  Esta es la capilla que está en el catálogo de Unesco.

  Por el rumbo damos con otro par de conos, pero no estaba identificado el nombre del rancho, es un poco más al oeste de San Nicolás.


  Hay en el Archivo General de la Nación un enorme volumen con 875 folios sobre los pleitos de posesión de tierras de todo el rumbo, la referencia es: AGN. Tierras. Cont. 575, Vol. 1306 y 1307. Corresponde a los años 1782-1800. Y la síntesis es: "Real Sierra de Pinos. José Silvestre Serrano, dueño de la Hacienda de Buenavista, contra José Ignacio García de Rojas, Conde de Medina y Torres, dueños de San Nicolás de los Quijas y del Lobo. Sobre posesión de tierras realengas. Información relativo a los ejidos pertenecientes al Real de Sierra de Pinos. Cita el rancho de Salas, los sitios nombrados Ciénega de Mata, La Labor, Palma Gorda, Santa Cruz Goleta, Santo Domingo, Joaquín Núnez y La Ballena". El documento incluye varios planos. Lo menciono por si alguien está interesado a estudiar a fondo lo allí ocurrido.

Fuente:

1.- Sifuentes Solis, Alejandro. Arquitectura religiosa. Instituto Municipal de Cultura, Pinos, 2005

No hay comentarios:

Publicar un comentario