martes, 29 de mayo de 2018

Relación de Condes Novohispanos del siglo XVIII, tercera parte

Abundante es la información que encontramos acerca de los Condes, ahora veremos la tercera parte en que dividimos el siglo XVIII y nos quedan por ver los condados entregados en los primeros años del XIX.

El condado de Rábago (o Rávago) es un título nobiliario español creado por el rey Carlos III, con el vizcondado previo de San Antonio, el 18 de octubre de 1774, a favor de Domingo de Rábago y Gutiérrez, vecino de Méjico. “A los pocos días de que se hubiera solicitado el donativo, el Consulado contribuyó con 26,904 pesos 18, mientras que algunos de sus miembros más destacados se distinguieron al otorgar dádivas cuantiosas. Uno de los mayores donativos provino del conde de Rábago, quien, poco después de que se había dado a conocer en la ciudad de México la noticia del conflicto, había ofrecido al virrey mil corceles para las fuerzas de caballería, pero como sólo se requirieron setenta, donó 10,000 pesos en efectivo. Las aportaciones de Rábago sólo pueden compararse con las de dos de los más ricos mineros, el conde de Regla que donó cerca de 29,000 pesos en trigo y el Conde de la Valenciana que otorgó 25,000 pesos. Entre los mercaderes más acaudalados se distinguieron Pedro Alonso de Alles, quien contribuyó con 4,000 pesos, más 2,000 pesos por cada año de durara la guerra; Servando Gómez de la Cortina que donó 2,000 pesos y Pedro de Vértiz que aportó 1,200 pesos e importantes cantidades de trigo. Estos donativos eran muy considerables y similares a los que efectuaron nobles enriquecidos como el marqués de San Juan de Rayas, la condesa de San Matero de Valparaíso y el marqués del Apartado, cada uno de los cuales cedió 2,000 pesos . (Revista Complutense de Historia de América.)

El título de Conde de la Presa de Jalpa le fue concedido a don Rafael de Monterde y Antillón, capitán del Regimiento Provincial de Milicias de México y abuelo de doña Manuela, el 3 de febrero de 1775, por Real Cédula expedida en el Palacio del Pardo (Madrid) por S.M. don Carlos III. (Más información, aquí.)

 El título de Conde de Tepa fue entregado el 6 de octubre de 1775 a Francisco Leandro de Viana. En el año de 1765 fue promovido como alcalde del crimen en la Audiencia de México y en 1769 ascendido a la plaza de oidor de la misma Audiencia. Como oidor de la Audiencia de México y por nombramiento expreso del Rey, Viana desempeñó también el cargo de juez Privativo y del Estado y Marquesado del Valle de Oaxaca, recibiendo un sueldo adicional por este empleo.

El condado del Valle de Súchil es un título nobiliario español creado por Real Decreto el 1 de abril de 1775 y Real Despacho de 11 de junio de 1776, con el vizcondado previo de San Juan de las Bocas, por el rey Carlos III, a favor de José del Campo Soberón, acaudalado empresario minero y latifundista de Súchil,de la antigua Nueva Vizcaya de donde fue Teniente del Gobernador. José del Campo Soberón era hijo de Gregorio del Campo Castaños y de su esposa María Soberón Larrea, todos ellos naturales de San Pedro de Galdames en la provincia de Vizcaya. Para leer sobre la Hacienda de Guataimapé, la que diera paso a la Hacienda de Súchil, entra aquí.

El condado de Casa Fiel fue concedido el 14 de agosto de 1777 al teniente de capitán general don Francisco Javier de Aristorena-Lanz y Sánchez Elvetea y Castañeda, alcalde mayor de las Reales Salinas de Santa María del Peñón Blanco. El nombre de esta empresa salinera cambió en los diferentes momentos de su administración: Salinas de Santa María del Peñón Blanco (durante un primer periodo Virreinal en el que fueron arrendadas), Reales Salinas del Peñón Blanco (cuando la Corona española la volvió a hacerse cargo de la administración a finales del siglo XVIII), Nacionales Salinas del Peñón Blanco (tras la Independencia de México), Salinas del Peñón Blanco (bajo la propiedad particular de los Errazu), Salinas of México (a partir de 1906, cuando fueron compradas por la empresa británica) y Salinas de México (desde 1944, cuando volvió a manos mexicanas). El cercano cerro de granito llamado del Peñón Blanco dio el nombre a las Salinas y al actual municipio en donde se localizan. 

El condado de Medina y Torres es un título nobiliario español creado por el rey Carlos III mediante Real Decreto de 9 de mayo de 1776, a favor de Juan María de Medina y Torres, Tesorero de la Real Casa de Moneda de México, dueño propietario que es de la Secretaría de Cámara de la Real Audiencia de las Provincias de la Nueve España.

El 20 de marzo de 1780 el rey Carlos III de España —por petición del virrey Antonio María de Bucareli y Ursúa— le otorgó a don Antonio de Obregón y Alcocer los títulos de vizconde de la Mina y conde de La Valenciana, ubicada en Guanajuato. 

Servando Gómez de la Cortina llegó a ser capitán del Regimiento de Milicias Urbanas de la ciudad de México y más tarde ascendió a coronel de las Milicias Provinciales. Fue condecorado por sus méritos con la Orden de Santiago en 1793. Fue también familiar del Santo Oficio de la Inquisición.3 El 15 de enero de 1783 el rey Carlos III de España le concedió el título de Conde de la Cortina, «para sí y sus hijos», en agradecimiento por las campañas militares llevadas a cabo en México y por los préstamos que había hecho a la Casa de la Moneda de México —previo vizcondado de San Servando—. Siguiendo el protocolo, Servando tuvo que abonar 100.000 pesos a la Real Hacienda para cumplir con el impuesto llamado Las Lanzas y Medias Annatas, y 50 000 pesos al rey Carlos III en concepto del título nobiliario.

 El condado de Gálvez, título creado por el rey Carlos III a favor de don Bernardo de Gálvez y Madrid y concedido con el Vizcondado de Galveston (Texas), por Real Cédula de 28 de mayo de 1783 en agradecimiento de los méritos heroicos militares en la batalla de Pensacola.

Manuel Antonio Flóres Maldonado Martínez de Angulo y Bodquín fue un general español nacido en Sevilla hacia 1722 y fallecido en Madrid en 1799. Fue virrey de Nueva Granada entre 1776 y 1781, y virrey de Nueva España entre 1787 y 1789. Se le concedió el título de conde de Casa-Flórez, que no aceptó, pero pasó a su primogénito y séptimo capitán general de la Real Armada, José Flórez y Pereira.

El condado de Alcaraz fue entregado el 7 de julio de 1797 a José Antonio Rangel de Alcaraz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario