lunes, 18 de marzo de 2013

Temozón, Yucatán, un pueblo que tiene todo para volverse imán de turistas.

    Las cosas están sucediendo en forma inversa a lo habitual. Regularmente llego a una población con los datos básicos de su historia y de ese modo voy armando una especie de rompecabezas por así decirlo. En esta ocasión llego a un sitio en donde me siguen apareciendo esas piezas del rompecabezas y aun no tengo la información básica que me ayude a entender lo que aquí sucedió. Estamos en Temozón, una villa, que es ya cabecera municipal, localizada a pocos kilómetros al norte de Valladolid. Encontramos uno de esos templos característicos de Yucatán, de elevados muros, con una enorme espadaña en lo alto y almenas a todo lo largo. 

    Son construcciones de indudable manufactura franciscana, carentes de ornamentos al frente, también en el interior en donde todo se desarrolla a lo largo de una muy alta bóveda de medio cañón. A diferencia de las construcciones del mismo periodo y orden religiosa, tercer cuarto del siglo XVI,  levantadas en el centro de nuestro país, aquí los templos no son oscuros, no tanto porque hayan colocado más ventanas, sino que, debido a las condiciones climáticas, las pocas ventanas que hay son grandes.

   El que estamos viendo es del de San Román, se ubica en la plaza principal de Temozón, Yucatán. Será bueno que sepas que hay una afamada hacienda henequenera, ya restaurada y que funciona como hotel de cinco estrellas, que no está aquí, aunque se llama también Temozón, ese temozón es el del sur. 

   De unos años para acá la villa de Temozón ha tenido un crecimiento y un flujo de turistas cada vez de mayor número, esto se debe a que en las proximidades de la cabecera municipal se localiza la zona arqueológica de Ek Balam, esto ha atraído a los turistas y la villa se ha ido adaptando a ese flujo que, casi a cuentagotas, ha ido cambiando en entorno de la localidad.

    Quienes venimos a descubrir esta parte de México tenemos la gran fortuna de encontrar un pueblo muy tranquilo en donde lo menos que puede haber son prisas, en donde se camina reposadamente, en donde las construcciones tradicionales conviven con la modernidad que poco a poco invade esta milenaria tradición.

    Para la geografía turística nacional será bueno incluirle un nuevo punto que, dentro de poco, será parte del catálogo estelar de las visitas obligadas a todo aquel turista que llega a la zona sureste del país, más aun, se deberá incluir dentro de las fantasías que todo turista pasivo, el que no puede llegar hasta acá, ansiará conocer. Se trata de Temozón que es la escala obligada antes de la visita a la extraordinaria zona arqueológica de Ek Balam.

   Temozón tiene todas las características necesarias para que los turistas en busca de nuevas experiencias encuentren un sitio en el que pueden pasar un día entero admirando su entorno, caminando por sus calles, paladeando las comidas que allí se ofrecen y, lo mejor, muy cerca de Ek Balam.

    Seguro estoy que este pueblo captará tu atención, harás bien en incluir en tu lista de los lugares por visitar a Temozón y de allí continuar a Ek Balam. Apenas un día por Yucatán y ya son muchas las cosas magníficas que he visto.... y las que faltan.
















 





1 comentario: