viernes, 1 de agosto de 2014

Yaxchilán: Monumento Natural, la selva y su zona de conservación.

   Nos encontramos en Yaxchilan y su extraordinaria selva. Se trata de una zona de protección en la que se mezclan árboles del tipo perennifolios, es decir, los que siempre están verdes, con los caducifolios, que son los que pierden sus hojas en determinadas estaciones, casi todos en el invierno, para luego, volverse a llenar de ese espléndido verde que nos impacta en la pupila, y, siendo ligeramente reflexivos, asociamos una palabra con un concepto. La palabra es en maya: yax, que significa verde.

   Presenta clima cálido-húmedo que se caracteriza por mantener una temperatura media anual superior a los 22°C y una precipitación anual de 2,500 mm. La temporada de lluvias, que corresponde al verano, tiene menos de 10% de precipitación invernal. Se ubica sobre los 90 m s.n.m., en la región hidrológica del río Grijalva-Usumacinta, en la subcuenca del río Usumacinta. Forma parte de la unidad orogénica de la meseta central de Chiapas, la cual se originó durante el Paleoceno y el Mioceno. Su relieve es kárstico de origen cretácico. El paisaje del área natural protegida está dominado por las pirámides de esta antigua ciudad maya. En la margen del río Usumacinta se localizan acumulaciones aluviales, donde se han formado suelos producto de la sedimentación y el arrastre. En las partes planas se encuentran los suelos más profundos y en las regiones de pendientes más abruptas predominan los litosoles.

   Yaxchilán se ubica en la provincia florística de la costa del Golfo de México. Los principales tipos de vegetación que se identifican en este monumento son: selva alta perennifolia y vegetación ribereña. La selva alta perennifolia se distribuye en las partes más abruptas y de drenaje deficiente. Las especies características son: Terminalia amazonia (canshán), Lonchocarpus sp. (palo de aro), Schyzolobium parahybum (guanacaxtle), Swietenia macrophylla (caoba), Cedrela odorata (cedro), Brosimum alicastrum (ramón), Dialium guianense, Manilkara zapota, Guatteria anomala, Vatairea lundelli, Pseudolmedia oxyphyllaria, Quararibea funebris, Bernoullia flammea, Sterculia apetala, Cupania sp., Alchornea latifolia y Cymbopetalum pendulilorum.

   La vegetación ribereña se distribuye a la orilla del río Usumacinta, en suelos planos y profundos. Las especies dominantes que marcan las distintas agrupaciones del bosque son: Ficus glabrata, Salix chilensis, Inga spp., Lonchocarpus spp., Pithecellobium arboreum, Licania platypus y Bravaisia integerrima. En cuanto a fauna, por ser un área aledaña a Montes Azules comparte su misma riqueza faunística. Dada su cercanía a Guatemala, muchas especies de mamíferos mexicanos sólo están representadas en el territorio nacional por sus poblaciones en la zona lacandona. (Tomado del Instituno Nacional de Ecología)

   Te invito a conocer, virtualmente, una parte, apenas un  dos o tres por ciento de todo lo que es esa zona de protección y conservación de la hermosa selva Lacandona en Yaxchilán, municipio de Ocosingo, en Chiapas.







   Esta es una Ceiba, el árbol sagrado maya, que en esa lengua se conoce por Yaxche, yax, ya lo anotamos, significa verde, che, árbol.


   Y ese que ves metido en la base del Yaxche soy yo, te puedes dar una idea muy clara del tamaño de estos majestuosos árboles.
























Esta es la pavorosa estadística de deforestación de la Selva Lacandona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario