miércoles, 8 de julio de 2015

Huetamo, Michoacán, en la Tierra Caliente, tierra de La Tariácuri.

   Si eres de Michoacán no creo que te cause sorpresa la relación entre Huetamo y la Tariácuri, pero, como ya ha pasado mucho tiempo de cuando ella existía te lo explico. Huetamo es tierra de varios famosos músicos de los años 40 y 50, de cuando la música ranchera era eso, de rancho y no las... las... las cosas que ahora oímos. Amalia Mendoza era su nombre, nació en Huetamo, sus hermanos formaron el Trío Tariácuri en aquella época que estaban muy de moda los tríos. Con su hermano formó un duo, el Duo Tariácuri y con su hermana formó otro duo, Las Tariacuritas.

   Mi mamá era gran fan (como ahora se dice) de la cantante en cuestión, fue por ella que me aprendí sus canciones principales, las que la hicieron famosa, como Amarga Navidad, Échame a mi la culpa, y una que cada que la oigo me estremezco: Mucho Corazón. Así que, luego de visitar San Lucas, la antigua Turipécuaro, me monto en el primer camión que pasa rumbo a Huetamo, en la mera Tierra Caliente y vaya que estaba caliente, pues la noche anterior hubo balacera, muertos y cuanta cosa se ha vuelto habitual (por desgracia) en esa zona de México. Y llego a Huetamo y la tierra comienza a calentarse... textualmente. de plácidos 28 pasamos a 35 y de allí en ascenso. El concepto del nombre de la región de Tierra Caliente, quedó más que entendido.

   Hay vestigios de la arquitectura propia de la región, techos de dos aguas, muy altos con tejados, paredes gruesas de adobe para tolerar plácidamente en el interior, la temperatura del exterior. Veo un manejo decorativo del ladillo, tanto en la parroquia como en algunos edificios públicos. Hace calor. Veo en un puesto de periódicos que hablan de los hechos de la noche y madrugada anterior, pero no le pongo mayor atención, en los días que he estado en la Tierra Caliente, es cosa normal el patrullaje del Ejército, de la Policía Federal, los retenes... 

   La parroquia está dedicada a San Juan Bautista, como tantas otras, sean parroquias que capillas de la Tierra Caliente, eso nos habla de la profunda huella que dejó el llamado Apóstol de la Tierra Caliente, el agustino fray Juan Bautista Moya, cuya causa, es decir, el ascenso a los altares, quedó apenas en el segundo nivel, pues ostenta el de Venerable, quizá ahora que en Septiembre fray Junípero Serra será canonizado se retomen los casos de Vasco de Quiroga la de él, ambos, por cierto, con área de impacto en Michoacán.











   Hay algo que estoy viendo, y por consecuencia analizando y entendiendo, que es el mundo actual lleno de redes sociales, de noticieros de radio y televisión que buscan siempre el impacto de la nota, y que han vuelo aquello que era la página roja en la primera plana, por desgracia estamos inmersos en ello a tal grado que hemos perdido la sensibilidad, nos hemos vuelto inmunes. Yo caminé, subí, bajé, vi policía, vi ejército, pero vi comunidades en una vida tan normal y tan regular que ahora me pregunto en donde comienza el temor y en donde inicia la verdad de los hechos, de la relatoria que oímos, vemos o leemos, según sea el medio por el que nos informamos.

   Hacemos a un lado las cabulaciones y las reflexiones, mejor sigamos conociendo Huetamo en un día en el que llegó a los 40º, cosa normal, me dijeron por ahí...










Este edificio me causó gran impresión, emerge al centro de una cuadra, rodeado de construcciones.

El sombrero de ala, al modo michoacano.

El santo patrono de la Tierra Caliente.

 El mezcal de la Tierra Caliente, de Zihuato, Guerrero.

 Un colorido restaurante.


La cecina.

 El transporte serrano.


 Hermosa, sumamente hermosa la Tierra Caliente.

 Y caliente...

  Este es el monumento a Amalia Mendoza, la Tariácuri. Y si quieres saber a que se refiere la palabra Tariácuri, entra aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada