sábado, 25 de abril de 2009

El templo del Expiatorio y su cruz escondida. Salamanca, Guanajuato.

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española dice que expiar, viene del latín: expiāre. 1.- Borrar las culpas, purificarse de ellas por medio de algún sacrificio. 2.- Dicho de un delincuente: Sufrir la pena impuesta por los tribunales. 3.- Padecer trabajos a causa de desaciertos o malos procederes. 4.- Purificar algo profanado, como un templo.

Este es el segundo templo más antiguo de Salamanca, no hay dato preciso del inicio de su construcción, esta debió haber sido a principios de la segunda mitad del siglo XVI, pues se sabe que, en 1563, el Obispo de Michoacán, Vasco de Quiroga, visitó la zona, habían pasado dos años de la llegada del Cristo Negro que había sido ya depositado en este templo, el cual estaba dedicado a la Asunción de María. En esa visita de don Vasco de Quiroga, conocido como “Tata” Vasco, a Salamanca que aun no ostentaba ese nombre, sino era una mezcla del pueblo de indios, Xidóo y, el pueblo de españoles, Estancia de Barahona; se le da el nivel de Curato, lo cual significa que es el asentamiento español número 58, en menos de cincuenta años de presencia hispana en México. Veracruz fue el primero, en 1519. Dato tomado de Antonio García Cubas en su obra: Memoria para servir a la Carta General del Imperio Mexicano (México, Oficina Tipográfica de la Secretaría de Fomento, 1892, p. 46-48), trae una tabla en la que indica el año de fundación de numerosas ciudades y pueblos de México, a raíz de la llegada española.

El templo originalmente se llamó de Santa María de la Asunción, luego pasó al nombre de Templo del Hospital, pues el antiguo hospital de indios se localizaba a un costado. Ahora se le conoce como Templo del Expiatorio.

Arquitectónicamente el Templo del Expiatorio es muy sencillo, tiene una sola torre, no hay ningún tipo de decorado ni en su fachada, ni en su interior, los cuales han sido remodelados y cambiados sus estilos a como ha ido pasando el tiempo, ya que hace más de cuatrocientos años fue allí depositada la imagen muy venerada, del Cristo Negro del Señor del Hospital, misma que recibe miles de visitantes y que está festejando desde hace un mes su Año Jubilar. Sin embargo, Hay una cosa muy interesante en este templo, en la puerta lateral, la del lado oriente, donde hay una cruz, labrada en la propia pared, que fue cubierta casi a la mitad de su tamaño original en alguna de las tantas remodelaciones, este tipo de cruces es conocida como Lignum Crucis, (madera de la cruz) la cual es una reliquia del cristianismo que indica el madero supuestamente usado por los romanos para crucificar a Jesús de Nazaret.

La puerta lateral que ve al oriente, y encima de ella, se aprecia una cruz, la cual, seguramente es el Lignum Crucis, íntimamente ligada a la orden franciscana.

El Lignum Crucis se conserva en un relicario con forma de cruz patriarcal de doble brazo horizontal (de 7 cm el superior y de 10 cm el inferior) y de uno vertical (de 17 cm), en la Basílica del Real Alcázar de la Vera Cruz en Caravaca de la Cruz (Región de Murcia, España). Me atrevo a deducir que esta es una representación del Lignum Crucis ya que son los Franciscanos quienes tienen a su cargo la custodia de los lugares santos en Jerusalén en la llamada Custodia Terrae Sanctae y son ellos quienes se encargan de distribuir las reliquias de la cruz por los templos del mundo cristiano, en Puebla existe en el Templo de Santa Elena una de esas astillas, la primera que llegó a la Nueva España, hay una mas en Santa Cruz, un pequeño pueblo no muy distante de Salamanca, aquí, ante la imposibilidad de tener ese Legnum Crucis, al menos se manifestó en este grabado que actualmente solo es visible a la mitad de su tamaño original.

Este es el escudo, franciscano seguramente, que fue cubierto a la mitad durante una de las remodelaciones que ha sufrido este templo.

¿Quieres ver cuántos tipos de cruces existen? Checa en este sitio:
http://www.sitographics.com/enciclog/Heraldic/cruces/index.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada