lunes, 6 de abril de 2009

Representaciones virreinales de las Animas del Purgatorio.

Ánima del Purgatorio, Templo de San Juan de Letrán en Puebla, dedicado a San Hipólito. 2 Norte con 7 oriente.

Quizá sea que, justo a la entrada de los templos, colocaban estas esculturas para atemorizar a los creyentes, pensando en los horrores no de la muerte, sino del purgatorio, pero en algún tiempo durante la época colonial, los horrores del purgatorio se vivían en vida, cuando el Santo Oficio sentenciaba y se anunciaba un "Auto de Fe, todo un espectáculo virreinal. Cuando iba a celebrarse un auto de fe, la ciudad se engalanaba, como para una fiesta de toros, así nos lo relata la Enciclopedia de México, publicada en 1967, dirigida por José Rogelio Álvarez, en donde nos dice que:

  "La Inquisición de la Nueva España llegó a celebrar los Autos de Fe con una magnificencia y una suntuosidad increíbles. Levantábanse tribunas para que de ellas se pudiesen presenciar las ceremonias, destinadas para el Virrey, otra para la Audiencia, para los Cabildos, para las familias distinguidas y para el público. Procurábase que estas tribunas, sobre todo la del Virrey, quedasen inmediatas a un edificio y se establecían puentes que daban paso a las ventanas del piso alto de una casa que se amueblaba ricamente en donde se disponía almuerzo y refresco para las personas principales, y hasta alcoba para que el Virrey pudiera dormir la siesta.



Jesús Misericoridoso, dales eterno descanso. Te suplicamos Señor, des perdón y misericordia a ellas y a todos los que descansan en Jesucristo el lugar del refirigerio de luz y de paz. Así reza la devoción en esta Ànima del Purgatorio de la Catedral de Puebla. Se ubica a la izquierda.

  Para todo esto se hacían crecidísimos gastos; las alfombras y los tapices de las tribunas y de las casas eran de los mas ricos que podían haberse y muchas veces mandadas hacer a propósito para ese día, y nada economizaba el Santo Oficio para dar muestra de su poder, riqueza y generosidad. Sentábanse los inquisdores bajo un rico dosel, en un tablado; allí se levantaban los púlpitos para leer las causas y las sentencias y en gradas, abajo y a los lados de ese tablado, se colocaban los ricos, llevando las insignias de su delito y su castigo, y en espera de ser llamados para escuchar su fallo. Cerca del lugar en el que estaba el Tribunal del Santo Oficio levantábase otro tablado para el Corregidor que dictaba la sentencia de los relajados. De allí salía el lúgubre cortejo de los condenados, entre los cuales iban las estatuas de los que debían ser ejecutados en efigie ó los huesos de los difuntos relajados".

Ánima del Purgatorio localizada a la entrada de la Catedral de Puebla del lado derecho.

Ánima del Purgatorio, se ubica dentro del templo dedicado al Niño Cieguecito, 16 de Septiembre con 9 Oriente.

Esta y la que sigue, corresponden a la Parroquia en Apan, Hidalgo.

Parroquia de Apam, Hidalgo.


Museo Nacional del Virreinato en Tepotzotlán, Estado de México.

Templo de San Cristóbal en la Colonia Roma, conocido como La Romita.

Fuente:

Enciclopedia de México, Tomo VIII. México, 1973. pp.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada