sábado, 30 de julio de 2011

El Bable celebra y se congratula del feliz termino del Blog Cabezas de Águila.

Hoy es 30 de julio de 2011. Hoy hace 200 años fusilaron a don Miguel Hidalgo, más o menos a estas horas (6pm) le cortaron la cabeza. El resto de la historia la puede ver en el blog hermano de el Bable: http://cabezasdeaguila.blogspot.com vemos una hoja de palma de coco en la toma.

Estamos en Los Cabos, quizá para la gente que tiene a bien seguirme por Facebook, lo sabe a la perfección, pero para quienes llegan por casualidad, será bueno comentarlo. Lo que vemos es una escena habitual de la zona, los cardones que por todos lados crecen.


El día de hoy, más que contento, estoy satisfecho por haber logrado el objetivo que me tracé en la Ruta de Hidalgo, es decir, en las Cabezas de Águila, pues hoy, justo hoy, en un día tan emblemático, completamos el recorrido. Lo que vemos es mi camino habitual, cerro abajo.


Cabezas de Águila significaron 425 artículos, consultas en todas las bibliotecas que me fue posible, incluida la Nacional, una buena cantidad de kilómetros por Guanajuato, Michoacán, Estado de México, Aguascalientes y Zacatecas. Esto que ahora vemos es especial velo bien, el verde en mitad de la aridez total... parte de mi diario camino.


Esta es la flor de la Choya. Aquí en Baja California Sur, el gentilicio es Choyero, debido a que la planta que hay por todos lados es precisamente la choya.


Y mira, a tan solo pocos metros de ese verdor del Palo Verde (por algo se llama así) está este otro, totalmente seco, es decir, ya muerto.


Pero bueno, si te interesa el tema, me refiero al de la Ruta de Hidalgo, entra en ese blog, de lo contrario, pues sigue aquí y disfruta lo que es la Baja California Sur en su parte más sur en estos días de calor abrumador.


Pero, el asunto es tener ojo, y llegar al centro del pueblo, y toparnos con una colección de plantas que, si las vemos desde el ángulo correcto, apreciaremos al geométrica realidad de la naturaleza.


Aunque no lo creas, esta es una flor.


Y a pocos metros la aridez.


Estos nopales dan espinas de color marrón espectacular.


Y de lo poco que queda de la manera de construir en la Baja California, es esto. Por si no lo ubicas (si vives en San José del Cabo) es la parte de atrás de lo que fuera Goncanseco.


No puedo decir más a lo que se ve: la maravilla de la naturaleza.


Estos son los dátiles, de una palmera que crece a la vera de la banqueta en el centro.


Y este nuevo dedo del Cardón es gracias a que la señora Pedrín los riega diariamente.


Pero lo seco está presente en estos días más que nunca.


Esta es una flor aromática que se da mucho en estos días de calor, su diseño es por demás exquisito, ni que decir de su fragancia.


El tronco de un papayo, es decir, el árbol que da la papaya.


El cielo magnífico de la Baja California....


Y los Torotes.


Terra Ignota, la llamó Fernando Jordán...


Un cardón cerca de San José del Cabo que fácilmente tiene su bicentenario encima.



El paisaje de la agreste belleza de Los Cabos, esto lo encuentras cuando te aventuras en los caminos más recónditos, pero cercanos...


Este que se ve verde, a pesar de que no hay gota de agua, es el pitahayo.


Una excepcional vista, pocas veces lograda del entorno de San José del Cabo. Es cosa de aventurarse.


Y cuando le ayudamos a la naturaleza, esto es lo que se logra.


Nada mejor que lo natural.... Felicidades Cabezas de Águila, sobrepasaste todas mis expectativas!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada