jueves, 7 de julio de 2011

Los honerosos gastos de las fastuosas obras de los magnos eventos. Apec 2002

Esto que vemos en la fotografía es uno de los pocos recuerdos que quedan en Los Cabos de lo que fue el gran evento sucedido en 2002 denominado Foro de Cooperación Asia Pacífico, o, por sus siglas en inglés: APEC. México fue el país anfitrión y Los Cabos la sede del mismo, para ello, entre otras cosas se embelleció la ciudad o, mejor dicho, ambas ciudades (San José y San Lucas) además del Corredor Turístico, esos 25 kilómetros de carretera que las une, para dejar una ciudad de primer nivel, mejor dicho, para aparentar una ciudad de primer nivel.


Calles limpias, barridas diariamente, incuso con escobas en ciertas zonas; vehículos nuevos, todos estrenando: ambulancias del IMSS, de SSA, de ISSSTE además de los vehículos militares, todos nuevos, "nuevos de paquete"como dicen los programas de televisión maiamenses. Los uniformes de los militares recién salidos del taller, los autobuses para mover a los participantes salidos apenas de las armadoras, todo, absolutamente todo era de nuevo, de estreno y, como adición a todo esto un "extraordinario sistema de transportación pública" que llevaba a la gente a los puntos de reunión de la junta, algo extraordinario, efectivamente.


Pero en estas historias de belleza y perfección nunca falta un pero y nunca falta la demostración de eso tan característico que tenemos (lamentablemente) en nuestro país: no saber trabajar en equipo. Como muestra tenemos esta fotografía, tomada por los rumbos del arroyo del Tule, no muy lejos del monumento a la Solidaridad de Carlos Salinas de Gortari (de eso luego hablaremos). Aquí vemos el constante absurdo que vivimos al cual, (lamentable lo anoto nuevamente), ya estamos acostumbrados a vivir. Una parada de autobús construida según el proyecto de ampliación carretero de SCT, hecho exprofeso para APEC y las paradas de primer mundo colocadas por el comité organizador. Es decir, la estándar y la "nice".


De los 25 kilómetros que separan a San Lucas de San José, y agregando unos 5 en lo que pudieran ser la zona urbana, tenemos que este "sistema de moderno transporte" contaba con 30 kilómetros de ida y otro tanto de vuelta, se colocaron estratégicamente las paradas de acero, con carteles indicando rutas y horarios, unos muebles urbanos bastante agradables que sirvieron para 15 días de eventos y que luego fueron desapareciendo y solo algunas, tal vez una docena o un poco más de ellas son las que sobreviven el paso del tiempo y las inclemencias climáticas.


Esta, por ejemplo se ubica a la entrada del Hotel Meliá Cabo Real, lugar en donde poca, muy poca gente usa el servicio público de transportación, como quiera, forma ya parte del paisaje urbano de Los Cabos.


Esta otra, que quedó en un costado del campo de Golf que fuera de Fonatur duerme tranquilamente el sueño de los justos, pues por allí ni siquiera pasa un servicio de transporte público en la actualidad.


Y ni que decir de esta, que se ubica frente al hotel El Presidente, a un costado del estero de San José, quedó allí solo para el recuerdo.


Aquí tenemos otra de las incongruencias habituales en las que vivimos. Esta es la parada que sobrevive más cercana al centro de San José del Cabo. Quedó dentro de lo que es de las pocas calles en donde hay estacionamientos, por allí pasan los autobuses urbanos que vienen de las colonias de la llamada "Ciudad Lineal" y van rumbo a el supermercado de Comercial Mexicana, pero ni quien la vea o la use.


Y así, en el olvido, quedaron las pomposas paradas de autobús construidas exprofeso para APEC, me puedo imaginar el costo de las mismas y la buena tajada que el contratista se llevó, y ahora la pregunta que me hago es: Cuál será la herencia que dejarán para Los Cabos en esas obras suntuosas y de maquillaje, oropel puro, si es que se da la el G20?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada