miércoles, 24 de septiembre de 2014

Las trojes del Diezmo y algunos templos de Tepeaca, Puebla.

   Sigo creyendo que Tepeaca es como un libro de historia abierto que nos muestra en todos sus vestigios como fue el desarrollo de las ciudades españolas en México durante el siglo XVI. Lo que ahora vemos es la llamada ex Colecturía del Diezmo. Se trata de una serie de trojes enormes, algunas ya con las bóvedas colapsadas, otras aun en pie, que nos dicen, por su tamaño, la importante producción de granos que había en los valles centrales de Puebla, y confirmamos aquello de que aquí estuvo originalmente el llamado "granero de Nueva España", titulo que, para el siglo XVIII, obtendría el Bajío guanajuatense.

   La población en los valles poblanos era grande, y grande la producción de granos, así que, la unir ambos conceptos la Iglesia, vía el cobro del Diezmo tenía la necesidad de construir los sitios adecuados para almacenar el pago en especie que hacían los pueblos de indios tributarios de la región, una muy interesante historia al respecto la puedes ver en la página electrónica del Cronista de Tepeaca aquí.

   Del mencionado sito extraigo lo siguiente: "Las trojes son ordenadas construir el 18 de diciembre de 1552 por el rey Felipe II quien dicta: “se nos ha hecho relación que conviene y es necesario que para la claridad, distinción y especificación de el dispendio que ha de haber y semillas que se hubieran de diezmar en los obispados se hagan casa de colecturías para las aposentas y guardar en ellas hasta el tiempo de su distribución”. La colecturía de Tepeaca con su troje en esta ciudad le correspondía recolectar y cobrar el diezmo a las siguientes localidades: Tepeaca, Acatzingo, Santiago, Santa Isabel, Acajete, Tecali". Te sugiero leer el artículo completo, es muy interesante.











    Seguimos caminando por Tepeaca, esta vez en busca de sus templos, por el rumbo oriente se localiza este que es el centro del actual tianguis de los viernes, me comentan que aquí es uno de los pocos tianguis en que aun se realiza el trueque, esto no quiere decir que cualquier persona llega y hace intercambio de productos, sino que sólo aplica entre algunos pobladores de la zona rural de la región. Este hermoso templo es el Santuario de la virgen de Ocotlán.






   Ahora vemos el templo de San Sebastián.






Este es el templo de San Salvador.





   Y este es el cerro, de mármol, que le da el nombre a Tepeaca, es decir, además de ser una lección viva de historia, Tepeaca es una lección de geología.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada