lunes, 8 de septiembre de 2014

La Calle Subterránea en Guanajuato cumple 50 años.

   Es grande el gusto que tenemos para celebrar las cosas y para conmemorar las fechas, todo parte de esa mentalidad decimal que tenemos, la cual nos facilita dimensionar las cosas, sea en tiempo que en espacio, pensando en el 10, sus múltiplos y submúltiplos. La tradición, tengo entendido comienza con los Hebreos, los cuales de algún modo instituyen los Jubileos, que son cada 100 años, pero, como la vida del ser humano es menor a ese período de tiempo, esos grandes festejos se vuelven en lo múltiplos, cada 50 años, o en los submúltiplos cada 25 y 75 años.

   Hace poco conmemoramos el Bicentenario de la Independencia, en 2012 se conmemoró el Sesquicentenario de la Battalla de Puebla en el emblemático 5 de Mayo de 1862. Sesquicentenario quiere decir 150 años de algo. Es en esa base que ahora, en Guanajuato se está celebrando el 50 aniversario de la transformación del cauce del Río en Calle, esto quiere decir que la calle más representativa de la capital del estado de Guanajuato está de fiesta.

   "Las obras de urbanización del río Guanajuato, están consideradas como uno de los muchos aciertos del Gobierno del licenciado Torres Landa. Cae de su peso mencionar las múltiples ventajas que con ello se obtendrán: Sanidad, Vitalidad, Fomento Turístico, etc. Con ritmo acelerado se está llevando a cabo las obras de urbanización del Río Guanajuato, ubicadas en la ciudad capital del mismo nombre. Los trabajos se están realizando en los dos kilómetros ochocientos metros que figuran dentro de la población". (Revista Siempre! Número 575, Julio 1, 1964. p.106.)

   "En la Plaza Allende confluyen las calles del Padre Belaunzarán y la Avenida Padre Miguel Hidalgo, y ambas construidas en el cauce del mismo río Guanajuato, previo el entubamiento de sus aguas bajo el nivel del lecho antiguo. Desde la época colonial el río fue cubierto con bóvedas y puentes en la mayor parte de su trayecto urbano, a efecto de ganar nuevos espacios para la ciudad constreñida por la cañada. En el curso de los años los materiales de arrastre aceleraron el conducto fluvial de suerte que acabó por olvidarse que bajo las casas y edificios existía un formidable túnel de 2900 metros, solo aparente en algunos claros. Como se producían inundaciones con intervalos periódicos, hoy día se pueden observar los signos de los lugares y la altura en diversos edificios a donde llegaban las aguas en el año correspondiente. Estas marcas se encuentran incluso por encima de la altura de ciertas puertas, tal y como se puede ver
  
   "De 1955 a 1961 se instaló el alcantarillado, se retiraron los azolves, con lo cual pudo el licenciado Torres Landa, gobernador del Estado, construir la avenida en su porción subeterránea, que es la de mayor longitud. Esta vía, insólita y espectacular resolvió los problemas de tránsito y añadió un poderoso atractivo a Guanajuato, puesto que luego de atravesar los barrios de Matavacas, Manuel Doblado, Cantarranas, Baratillo y Pocitos, sigue paralela a la Avenida Juárez y aflora a la entrada de la población en una gran plaza rodeada de lomas pobladas por casas y jardines". (Palencia Oyarzábal, Ceferino. Guanajuato y Querétaro. Ruta de la Independencia. Editorial Everest, León, España. 1982. p.140.)






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada