miércoles, 29 de junio de 2016

Los cuarterones, medida en desuso oficial, pero en uso en algunos mercados de México

  En aquellos años, me refiero al siglo XIX, una de las medidas habituales a la hora de comprar granos era el cuarterón, había medios cuarterones y otras diferentes denominaciones. Era la manera de referirse a un cuarto de algo... ese algo eran aquellas extrañas medidas que, desde la oscura Edad Media nos trajeron a la Nueva España y luego tomaron carta de naturalización en México. En este caso el cuarterón era la cuarta parte de una libra. Y en términos de casta, en Nueva España el cuarterón era el nacido de mestizo y española, o de español y mestiza.

  Para mi, siendo niño, esas medidas me eran familiares, aunque no las entendía, pero los nombres los escuchaba ya que en las trojes que había atrás de la casa de mis padres, se almacenaba maíz luego de haber sido desgranado, a las desgranadoras les entré con singular alegría, a sabiendas que me causarían enormes ampollas, era mera diversión, al tamo del maíz me tuve que acostumbrar pues cuando se cernía la desgranada la habitación se nublaba de esas micro hojuelas que son el tamo. Igual a las tijerillas.

  Luego de la cosecha, en ocasiones la "concesión" de venta de olotes me tocaba, eran los frutos de los que gozaba y gastaba en gansitos y cocas, en aquellos años infantiles, pues los olotes era el combustible para calentadores de agua en la época. De todo aquello queda el recuerdo en algunos mercados en donde aun se utiliza el cuarterón, medio cuarterón y octavo de cuarterón, como en la Tierra Caliente, de Guerrero y Michoacán, en donde vi esto que ahora comparto contigo.







  Y, a propósito de medidas, vemos este documento de 1898 en San Miguel de Allende, Guanajuato, en donde se comerciaba con hectolitros, kilos, decalitros, entre otras medidas. Sobre el tema ya había publicado un extenso e interesante artículo, lo puedes ver aquí.

1 comentario:

  1. Yo los conocí como "cuartillos", me hizo recordar cuando desgranaba maíz con mis abuelos. Y hablando de unidades de medida, en el mercado de Tula Hidalgo se utilizan unas muy extrañas en la venta de insectos comestibles, "una sardina" o "un atún" dependiendo de la lata reciclada que se utilice. Saludos.

    ResponderEliminar