miércoles, 1 de junio de 2016

Un lugar sorprendente La Jabonera, municipio de Nochistlán, Zacatecas

   Tengo entendido de que en ocasiones alguien de ICOMOS visita El Bable, cosa que me agrada y satisface (al igual que los demás visitantes que llegan hasta aquí) pero el caso de esta institución es especial pues ellos son -tengo entendido- la antesala para el Patrimonio de la Humanidad y creo que no están enterados de una maravilla que se guarda dentro del territorio de Los Altos de Jalisco pero que está en el Estado de Zacatecas, se llama La Jabonera y es uno de los más claros ejemplos de arquitectura vernácula de la región.

   La Jabonera debe su nombre a que, efectivamente, allí existió una fábrica de jabón, era paso del Camino Real de Guadalajara a Aguascalientes; curiosamente aun hoy día siguen llamando a ese trayecto como Camino Real y es un ejemplo extraordinario de arquitectura dado que es una perfecta combinación ente la piedra que abunda en la región y el adobe.

   "La arquitectura vernácula es un testimonio de la cultura popular, conserva materiales y sistemas constructivos regionales de gran adecuación al medio, por lo que constituye un patrimonio enorme y de vital importancia, que debe ser protegido y conservado. La arquitectura vernácula por otro lado refleja las tradiciones transmitidas de una generación a otra y que generalmente se ha producido por la población sin la intervención de técnicos o especialistas, siempre ha respondido a las condiciones de su contexto, buscando, a través de la sabiduría popular, sacar el mayor partido posible de los recursos naturales disponibles para maximizar la calidad y el confort de las personas." (Tomado de arqhys.)

   El lugar tuvo una cierta importancia en el pasado, en la actualidad hay, de acuerdo al Censo 2010 92 habitantes, la gran mayoría, se dice de 200 a 250, viven en los Estados Unidos, razón por la cual muchas de las casas están abandonadas o vacías, algunas otras están siendo reconstruidas pero ya con sistemas actuales de construcción, como quiera, el lugar sigue siendo de gran impacto.

   Algo que he visto, al recorrer las zonas rurales del Los Altos de Jalisco, son sus construcciones, regularmente de adobe y de forma cúbica, recuerdo por Encarnación de Díaz, en un punto llamado Troje de Hernández como destacan las formas geométricas, al igual que por un rancho al norte de Yahualica en el que domina esa forma cúbica construida de adobe; pero lo que recién vi en La Jabonera merece una mención especial pues sus construcciones guardan el estilo de la región pero están construidas totalmente en piedra, al menos las fachadas lo son.

  Para llegar a ese lugar hay que tomar un camino de terracería el cual está un poco complicado para autos, más bien recomendaría llegar en un camioneta potente, mejor aun con doble tracción, me comentan que en tiempo de lluvia el arroyo baja con buena cantidad de agua justo a la entrada del rancho y el acceso se complica un poco más pues, si llovió abundantemente en la sierra, serán unos 60 centímetros los que levante el caudal, así que, toma tus precauciones.

  El lugar aparenta ser un pueblo fantasma, pero no del todo pues muchas casas están habitadas, lograron integrar a la perfección la roca donde muchas de las construcciones se levantaron para formar una especie de empedrado natural. En la parte en rededor de la capilla han ya pavimentado, quizá quitando el encanto de la piedra, pero es solamente en ese punto, el resto mantiene esa singular, muy singular y característica forma: piedra, piedra, piedra por todos lados....

   Hay las normales tiendas de abarrotes, el resto es una paz impresionante pero, al comenzar a perdernos por sus callejones, comienzan a aparecer docenas, centenares de ángulos fotografiables que nos indica que estamos ante una maravilla, ante una obra maestra de la arquitectura vernácula que sería muy bueno estudiar, acomodar lo que hay que acomodar y dar a conocer el sito que sin lugar a dudas tiene un encanto extraordinario. Sale de sobra hacer más descripciones, las fotografías son elocuentes:




























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada