domingo, 20 de enero de 2013

La cruz atrial del templo de San Antonio. Juventino Rosas, Guanajuato.

 En el nombre llevarás la penitencia; así reza el dicho que todos conocemos bien y creo que es la mejor manera de comenzar a recorrer uno de los pueblos del Estado de Guanajuato que más nos pueden llegar a sorprender. Me explico: originalmente el asentamiento más antiguo de la zona llevaba por nombre Comontuoso. Cuando se hizo la fundación oficial, que fue por partida triple, se le dio por nombre el de Santa Cruz de Comontuoso. La razón fue muy sencilla, se fundó el día 3 de mayo de 1721 y digo que fue cuádruple, porque además en los días siguientes se fundaron la Purísima Concepción del Guaje (Villagrán), San José de los Amoles (Cortazar) y San Bartolomé del Rincón (Rincón de Tamayo).

 Desde que me acuerdo, siempre se ha dicho que Santa Cruz o "Juventino" como lo llamamos por acá, es un pueblo en donde la brujería florece. Quizá esa sea la razón por la cual los visitantes que llegan se conforman con visitar el centro en donde se conservan unos magníficos portales, el jardín que es bastante amplio y su templo parroquial que, por cierto, es una maravilla pero no nos enteramos de todos los secretos que, esta vez el calificativo lo aplico literal, pues en verdad que los guardan celosamente... por fortuna se comienza a difundir su interesante y profunda historia.

Es así como esta vez que fácilmente será la número 25 o 30 que paso por Santa Cruz, me detengo y le dedico más tiempo para adentrarme más y más a sus calles y sorprenderme con lo que voy encontrando, aquí está el primero: el templo de San Antonio que, como lo notarás es de manufactua reciente, es circular, y su torre, estratégicamente colocada pero, con un detalle que me parece excepciona: preservaron de la capilla original su torre y su cruz atrial.

 Montones de veces nos hemos sorprendido e indignado al ver como las antiguas construcciones son derribadas para dar paso a las nada estéticas nuevas obras, en esta ocasión nos sorprendemos de forma contraria, al ver que hubo una mente brillante, seguramente un arquitecto que sabe lo que es la preservación del patrimonio histórico de cada pueblo, el resultado es este estupendo conjunto en donde conviven lo antiguo con lo moderno en franca armonía.

 Sí tu que lees esto eres arquitecto o sabes de todos los requisitos que INAH pone para intervenir edificios históricos, te surge la interrogante de cuál fue el procedimiento que aquí se llevó, bueno, pues te aclaro que estos vestigios que atinadamente se mantuvieron en su sitio original, el Instituto no dijo pío porque la capilla original es del siglo XX y bien sabemos que ellos velan por los edificios del XIX para atrás. Como quiera, esta es una buena aportación para que en otras comunidades, antes de derribar, el arquitecto encargado, vea las muchas posibilidades que tiene de preservar.





3 comentarios:

  1. Vaya noche de lectura llevo en tus blogs. Me sorprenden tus infinitos temas, las fotos con detalles especiales, la investigación, cuánta riqueza, mucho se aprende por aquí!!!!

    ResponderEliminar
  2. Me interesa mucho en las cruces atriales. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el otro blog que tengo, el que es solamente sobre Salamanca, Guanajuato, recién publiqué un artículo sobre las DOS cruces atriales que existieron en sus pueblos de indios. El blog se llama El Senor del Hospital, con n. Saludos

      Eliminar