domingo, 24 de enero de 2016

Los demás templos que hay en Taxco, Guerrero

    En el post anterior lo decía: no todo en Taxco es la parroquia de Santa Prisca. Que sea el más espectacular de la ciudad, del antiguo real de minas, no hay duda. Que sea el más espectacular del estado de Guerrero, también lo es; que sea uno de los diez templos más espectaculares de todo México es cierto. Pero no es lo único que hay en Taxco, son, si mal no recuerdo, nueve templos los que la población contiene y casi todos los visité. El casi quiere decir que, debido a la orografía del lugar, ir de un lado al otro, de pronto se hace cosa difícil caminar entre cerros, pendientes, y recovecos ya no me es del todo posible así que, algunos los vi desde lo lejos. Ahora, apoyándonos en un magistral texto, el del maestro Toussaint, los recorremos.

  “Taxco, en sus edificios religiosos, parece una corona real. La parroquia es el centro; el globo terráqueo que sostiene la cruz es joya incrustada de diamantes, de perlas, de esmeraldas. Alrededor se reparten el campo los florones de la corona. Templos humildes, de arquitectura popular, salvo el convento de san Bernardino, sólo pudieron llegar a ser lo que son, algo a la sombra de la gran parroquia, gracias a la piedad de sus fieles, gracias al carácter pintoresco y quebrado de tasco; ayúdales el paisaje y ellos colaboraron con él. Al mismo tiempo parecen centinelas: vigilan los alrededores con ojo avizor, hacen guiños a la menor sospecha que se les ocurre. 

  La capilla de Chavarrietea es, acaso, la más insignificante. Su origen fue alguna cuadrilla cuyo dueño llevaba ese apellido, figuran, efectivamente, desde tiempos lejanos los Chavarrietas en Taxco. La capilla carece de carácter; a no dudarlo es el del siglo XVIII si bien fue reformada y reparada recientemente, en 1923.

   Este es Chavarrieta, San Bernardino lo vimos ayer. "El convento de san Bernardino de siena se interpone entre Chavarrieta y la parroquia. Perteneció a la orden de los dieguinos y es edificio de más consideración. La portada del templo, tolsiana, marca bien los caracteres de su época y lo mismo se puede decir del cimborrio. Pero el templo no fue concluido, sus torres no llegaron a existir completas; el convento es una ruina, lamentable y llorosa".

   Este no sé cual templo será. “El monasterio fue fundado en 1592, por escritura de patronato concedida a favor del vecino y minero Antonio Verrú Bravo, un Borda, pequeño. Su primera piedra no fue puesta sino el 5 de abril de 1595. El edificio fue siempre muy pobre y don José de la Borda tuvo el proyecto de reconstruirlo, para lo que mandó peritos a reconocerlo. Cada año se reparaba como podía sobre todo la techumbre que era de tejamanil, hasta que, el 28 de marzo de 1805, un terrible incendio destruyó la iglesia y gran parte del convento. Se procedió a reedificarlo y se logró hacerlo debido a la solicitud del padre Fr. Agustín León Leal"

   El que vemos en la toma es un templo dentro del Hotel Borda, creo se usa para congresos, continuamos con el maestro Toussaint: "En 1816 la iglesia y sacristía estaban techadas de bóveda y faltaba para su conclusión el cimborrio, la bóveda del presbiterio y las torres. En 1824 estaba concluido el edificio y estrenada la iglesia. Faltaban a esta sus torres: nunca se les abrían de llevar a ser completas. El costo de la reedificación fue de treinta y dos mil seiscientos nueve pesos, 7 y medio reales"

  "Guadalupe. Tuvo su origen en una hermandad de indios establecida en 1735. El día 12 de diciembre de ese año se dedicó la iglesia, situada en el barrio de Cacayotla. En 1758 se reparó el colateral. Esta hermandad fue extinguida el 6 de diciembre de 1778 por el arzobispo de México que estaba de visita en Taxco. Se tomó este acuerdo en vista de que la hermandad había sido fundada sin las autoridades y aprobaciones legítimas. Su señoría ilustrísima ordenó que solo subsistiera en calidad de pura devoción y obra piadosa.

  “La capilla de Guadalupe está sobre una colina: desde cualquier parte de Taxco distinguís sus vivos colores, sus pilastras pintadas de rojo. 2 cipreses añaden italianismo al sitio. Subid, trepad a esa escarpada calle verdadero calvario. Desde arriba veréis el espléndido panorama de Taxco, sus callejas enmarañadas, sus techos de tejas formando conspiración y bandería contra los de la azotea. Frente a la parroquia, rindiendo homenaje, yace una corona de verdes laureles, son los árboles de la plaza mayor”.

     "El Señor de Ojeda, centinela rival de Guadalupe. Su origen es quizás semejante al del templo de Chavarrieta. El templo es humilde con techos de tejas que ha sido levantado para darle mayor pendiente; el panorama es no menos bello que el que se mira desde Guadalupe.

   “La Santísima, a la cual llamaban también Dios Padre, acaso sea el de la Santísima el templo más antiguo que existe en Taxco, aunque se sabe que fue reparado en 1713. Remedo de los viejos arcos coloniales es el cerramiento de la puerta. En el interior vemos la techumbre de vigas en forma de alfarje o artesonado de los que llamaban de “batea”. En la parte inferior lo ciñe un grueso cordón: ¿será éste un recuerdo del paso de los franciscanos por Taxco? Hay dos pinturas interesantes que representan un santo papa y un santo obispo. Su técnica es mediana y están firmadas: “Andrés de Barragán, fecit”.


  “San Nicolás, queda frente a la santísima, perpendicular a ella y en el fondo del parque llamado de Bordón. Por entre los templos sale la carretera para iguala. San Nicolás, templo paupérrimo con techo semejante al de la santísima, pero con vigas más separadas. Hay una inscripción que relata, acaso, su episodio de la intervención francesa:  “quemaron esta iglesia el miércoles 28 de octubre de 1863 y se bendijo el día 2 d enero de 1887 y el lunes 3 del mismo se cantó la primera misa a los 23 años, dos meses 6 días”. Y, sobre la puerta, por dentro, la fecha del a última reparación: 1899”.




    “San Miguel. Esta capilla se encuentra sobre una altura y se aparta a la derecha de la carretera. Queda fuera del casco de la población y es atalaya que defiende por el sur. Su vetustez admirable de colorido; su patina secular bajo el crepúsculo rojo de emoción, son conmovedores. San Miguel es también notable por el pozole de doña Hipólita que cerca de la capilla vive”. (1)








   Descubro ahora, en el remate del texto de Manuel Tousssaint, al recomendar un buen pozole luego de recorrer los templos de Taxco que es, posiblemente, en donde la Cronista de la Ciudad de México, Ángeles Gamio se basa para ella rematar en sus amenos artículos de La Jornada, luego de andar por el centro histórico, da la recomendación de algún lugar para comer.


   Por algún motivo el maestro Toussaint no incluyó en su lista el tSantuario de la Santa Veracruz, que es el que ahora vemos. Para leer acerca de este recinto, entra aquí.



Fuente:

1.- Toussaint, Manuel. Oaxaca y Tasco. Lecturas Mexicanas No. 80. FCE. México, 1985. pp. 126-136


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada