lunes, 24 de marzo de 2014

10 templos del Centro Histórico de la Ciudad de México. 9ª Parte.

   Serán diez templos, efectivamente, los que aquí presente, y todos ellos, la mayoría con categoría de capillas, estaban dentro del espacio del Convento Grande de San Franciasco. Con esto comprobamos que, efectivamente, eso leído alguna de vez de que eran 82 templos, más bien son 84 los que se construyeron durante la época virreinal en la que entonces era la ciudad de México, si contáramos los de la infinidad de pueblos cercanos, sería un número que, supongo, llegaría fácilmente a los 200. El plano que vemos corresponde al el Convento Gande de San Francisco, y vaya que si era grande. De él solamente sobrevive el templo de San Francisco, uno de los claustros (convertido en templo Metodista) y la cúpula de San Antonio, lo demás ha sido devorado por la ciudad.

81.- Capilla de los Servitas. Se ubicaba dentro del Convento Grande de San Francisco. "Esta era de tres naves, de techo plano sosteniendo por el centro, más elevada que las laterales, por ocho columnas, las tres puertas que correspondían a las naves daban al poniente, hallándose por el lado opuesto al altar mayor. Como el pavimento del templo se hallaba bastante elevado sobre el atrio, ascendíase a él por una extensa escalinata. Si la importancia de este templo era escasa, atendiendo al estilo de su arquitectura y construcción, era muy grande con respecto a su origen". (1)

   "El Convento de San Francisco en México tiene edificada en la espalda de la Iglesia, a la parte Norte, una solemne capilla dedicada a la advocación del Glorioso Señor San José. Esta capilla de San José de los Naturales, fundada por el Padre Gante, la misma que más tarde y reducida tomó el nombre de Servitas, era de siete naves, enteramente abiertas, para que el gran concurso que en el atrio se reunía pudiera fijar su atención en las ceremonias religiosas (...) Con la construcción del segundo templo de San Francisco que por su posición interceptaba, en gran parte, el antiguo atrio, quedaba ya sin la directa aplicación que al principio se les diera, las siete naves de la capilla de San José de los Naturales, y tal vez las circunstancia redujeron aquellas a cinco y más tarde a tres, de que constaba la Capilla de los Servitas, que vino a sustituir a la famosa edificada por el padre Gante, la que fue, según Betancourt, la primera parroquia de las Indias Occidentales y Seminario de Doctrina cristiana, y a la que el Emperador Carlos V y Felipe II concedieron privilegios de iglesia catedral. En ella celebráronse el primer Concilio mexicano, las honras al Emperador Carlos V, el primer auto del Santo Oficio y las primeras confirmaciones". (2)

82.- El Tercer Orden. La capilla se ubicaba, también, dentro del Convento Grande de San Francisco. "Este templo se hallaba frente al de  Nuestra Señora de Aranzazú, su mayor longitud de Occidente a Oriente, era 44 metros y su mayor latitud 15. El edificio, como todos los de los franciscanos era de mucha solidez y realmente adornado con hermosos blandones y frontales, lamparas de plata y retablos, uniformemente distribuidos. (3)

   Otra referencia sobre esta desaparecida capilla la encontramos en la edición comentada del Calendario del Pensador Mexicano: "En el convento de San Francisco había otros cinco templos, además del principal. Entre estos había el dedicado "para el orden tercero, tan magnífico como bien adornado con las limosnas de la hermandad tercera, que es bien crecida, cuya venerable mesa con los legados de muchos piadosos hermanos y limosnas frecuentes de otros ha edificado un famoso bien labrado hospital junto a la toma general o caja de agua de los arcos de la calle de Tacuba con todos los repartimentos necesarios a la comodidad para curación de los enfermos del tercer orden que, como tan crecido, se han excitado la caridad". (4) 

83.- Capilla de Nuestra Señora de Aranzázu. Otra más dentro del Convento Grande de San Francisco. "Los vascongados erigieron una capilla en el interior del convento, la cual se hallaba en el descanso de la escalera pincipal (situada la capilla después del noviciado); mas deseando poseer otra de mayor extensión y en paraje más público, resolvieron levantarla en frente de la del Tercer Orden y hacia la calle de San Francisco (...) la portada principal era de orden corintio, y sus columnas de piedra de cantería gris, y las basas, capiteles y entablamento, de piedra blanca, teniendo arriba del medio punto de la puerta un escudo, también de piedra con la imagen de Nuestra Señora de Aranzazú, que reposaba sobre la copa de un árbol, y a la cual imagen dirigía sus miradas un pastor de cerca del tronco, se hallaba todo el cuadro de medio relieve". (5)

   "En el sitio correspondiente al plano del antiguo convento de San Francisco y de sus capillas, García Cubas, el describirlo, señala: "sirvió por algún tiempo de bodega y cobrería, y al fin fue destruida para levantar en su lugar y en el atrio correspondiente el modesto templo de San Felipe", queda en el plano sobre el lado de la calle de San Francisco (hoy uno de los tramos de la Avenida Francisco I. Madero)" (6). Para ver más sobre la Cofradía Vasco-Navarra que hubo allí, entra en el siguiente enlace.

84.- Capilla del Señor de Burgos. "Hallábase situada esta capilla, fundada por la célebre congregación de los montañeses, en la parte Occidental del atrio de Sur a Norte, teniendo a aquel rumbo el altar mayor y a éste la puerta principal, y dando uno de sus costados a la calle de San Juan de Letrán. Su mayor latitud de 16, incluyendo el grueso de los muros. Dedicose esta capilla con el nombre de San José de los Españoles el 19 de Marzo de 1657, con asistencia del Virrey, Duque de Alburquerque y de la audiencia. El que era de artesón y cuyos muros se hallaban adornados con buenos cuadros que representaban la vida del Patriarca, debidos al pincel de Baltazar de Echave, el viejo, fue substituido por otro de bóvedas y dedicado al Santo Cristo de Burgos, el día 6 de Febrero de 1780". (7)

   "El atrio del templo principal del convento de San Francisco estaba limitado por otros templos secundarios, entre ellos estaba el de los Servitas, al oriente; los de Nuestra Señora de Aranzazu y Tercer Orden, al norte; el del Señor de Burgos, al poniente, y el de la Santa Escuela al sur". (8)

85.- Capilla de Nuestra Señora de los Dolores. "Fue construida por la Cofradía de la Santísima Virgen de los Dolores en los años de 1750 a 1752. Fue cerrada en 1860 por la supresión de las cofradías. Luego fue demolida por uno de los cófrades, que reclamó los derechos, y obtuvo, para construir viviendas de alquiler. Quedaba en la esquina que forman el callejón de Dolores y la cuarta calle de Independencia (o Tarasquillo). "La capilla situada de Oriente a Poniente, tenía además del templo, que para capilla no era corto, cubierto de bóveda, una Sacristía al Sur, y al Norte una viviendita, en donde permanecía un sacerdote cuando había exposición del Divinísimo" (9). Para leer más sobre la destrucción del Convento "Grande" de San Francisco, entra aquí.

86.- Capilla de San Antonio, cuya cúpula vemos en la fotografía. Se localizaba en el ángulo sur-poniente del enorme convento.

    Así luce en la actualidad la esquina sur poniente del que fuera el Convento Grande de San Francisco, en el actual Eje Central Lázaro Cárdenas, conocido anteriormente por Calle de San Juan de Letrán. Pero en realidad se trataba de dos capillas, una encima de la otra.

87.- Capilla del Calvario. Efectivamente, ese conjunto que sobrevive en la actualidad como Librería del Fondo de Cultura Económica, cuyo acceso está sobre la calle Venustiano Carranza, era una capilla doble, en la parte baja se localizaba la Capilla del Calvario, mientras que en la planta alta estaba la Capilla de San Antonio, esto según lo pude constatar en un cartel localizado en la entrada del Templo de San Francisco, en la antigua capilla e Balvanera, actual Capilla de Nuestra Señora de Guadalupe.

   En esta toma vemos lo poco que queda del que fuera el convento más grande de la Nueva España, y me surge una duda al ver el folleto publicado como conmemoración al Octavo Centenario de la Fundación de los Hermanos Menores, pues allí se indica que la Capilla baja era la de San Diego de Alcalá.

En esta estupenda litografía, al parecer de Casimiro Castro, aparece el atrio del Convento "Grande" de San Francisco. Vemos a cada lado una de las once capillas que había en el recinto franciscano, al fondo la entrada al templo principal, dedicado a San Francisco y leemos: "... tres riquísimas capillas que en el interior de la misma iglesia se encuentran; una fabricada en 1629, a expensas del capitán D. Cristóbal de Zuleta, que se la dejó al consulado y que está dedicada a la Concepción de Nuestra Señora; otra consarada a San Antonio, y construida en 1639, y la tercera costeada por los españoles de la provincia de La Rioja, y dedicada a Nuestra Señora de Balbanera. Cada una de estas capillas, cuya arquitectura nada deja que desear al ojo inteligente y observador, puede considerarse como si una iglesia fuera, puesto que todas cuentan con puertas particulares de comunicación que dan al templo principal a la vez que con los adornos y paramentos necesarios, y la última con un costoso y sonoro órgano. Esto es con respecto a lo que la iglesia principal, propiamente dicha, contiene; pero como en el nombre de Convento de San Francisco, se comprende cuanto dentro de su espacioso atrio existe, nos ocuparemos en describir las diferentes capillas que, separadas del cuerpo principal, se encuentran".

   "A mano derecha, entrando por la parte que mira al Norte, se halla la bien adornada capilla del Tercer Oren, consagrada al culto de María Santísima, y erigida en 8 de Noviembre de 1727: a la izquierda, la de Aranzazú, costeada por los vizcaínos y navarros, y edificada en 1688: en el fondo del atrio y con la vista al Poniente, se descubre la de los Servitas, consagrada al culto de los Dolores de María Santísima, en 18 de Noviembre de 1791, y al penetrar por la puerta del atrio que se halla en el Poniente, se descubre, a la derecha, la del Señor San José, dedicada en 19 de Marzo de 1657, en la cual han fundado una célebre congregación los montañeses. Todas estas capillas son de sumo costo, tienen confesionarios, magníficos altares, costosos órganos y bien construidos púlpitos. Además de las expresadas capillas, hay otras interiores, dedicadas, una a la milagrosa imagen de María Santísima de la Macana, que está en el noviciado, otra en la habitación de los RR.PP. provinciales, dedicada a San Antonio por el R.P. Fr. Pedro de Navarrete, comisario general de estas provincias, y la última, en la enfermería; componiendo todas, inclusa la Santa Escuela, de que no hemos hecho mención, el número de 11 capillas que pueden rivalizar con muchas de las que en otras ciudades pasan por elegantes iglesias". (10) En la imagen vemos la Plazuela de Guardiola, con la casa de Guardiola a la izquierda, la casa de los Azulejos al fondo y la capilla del Señor de Burgos del lado derecho.

88.- Capilla de Nuestra Señora de Balvanera, actual Capilla de Nuestra Señora de Guadalupe. Dentro del conjunto franciscano del "Convento Grande" que hubo en la ciudad de México, había notado algo diferente al entrar al templo de San Francisco, pues primero hay un espacio, una especie de lobby, que da acceso a lo que es propiamente el templo, ahora que leo a Romero de Terreros, entiendo la razón de esta distribución: "La fachada principal y la torre del templo (de San Francisco) quedaron ocultas por los edificios que en la segunda mitad del siglo XIX se construyeron en el atrio, con frente a la calle de San Juan de Letrán; y de la primitiva portada lateral, con vista al Norte, aunque subsiste, solamente el primer cuerpo es visible, porque, cuando se construyó la contigua capilla de Balvanera, el segundo quedó más arriba de las bóvedas de lo que puede considerarse vestíbulo de iglesia y capilla.

   En cambio, se dotó a esta capilla de Balvanera con una suntuosa portada, que hoy constituye la entrada principal (y única) a la gran iglesia. Desgraciadamente, cuando en 1868 el Ministro de Hacienda de Juárez, Matías Romero, vendió en poco más de cuatro mil pesos, la iglesia y claustro a unos protestantes americanos, estos, con el absurdo espíritu iconoclasta que suele animarlos, derribaron de sus nichos las estatuas de la Virgen de Balvanera, Santo Domingo y San Antonio; debastaron los altos y bajos relieves, entre ellos el muy hermoso de la impresión de las llagas de Nuestro Señor a San Francisco, y, en resumen, destrozaron uno de los más hermosos ejemplares del churriguera mexicano. (11)

89.- Capilla de San José (de Belén de Naturales).- Levantada por fray Pedro e Gante, se dice que llegó a ser el templo más suntuoso construido en la primera etapa de la colonia, más aun que la primitiva Catedral o el mismo templo de San Francisco, dentro del Convento Grande. En la actualidad no existe nada de él. Para leer más sobre ese sito de San José de los Naturales, entra aquí.

90.- Capilla de la Santa Escuela. Ubicada también dentro del Convento Grande de San Francisco. Ya no existe y no he logrado encontrar mayores datos de ella.


Fuentes:

1.- García Cubas, Antonio. El libro de mis recuerdos. Primera Parte. Imprenta de Arturo García Cubas, Hermanos Sucesores. México, 1904. pp. 72-74.

2.- García Cubas, op.cit. pp.93-94

2.- García Cubas. Op.cit

3.- Villaseñor, J.A. Suplemento al theatro americano. p.111 en Calendario Histórico y Pronóstico Político por el Pensador Mexicano. Oficina de Don Mariano Ontiveros. México, 1825. p.193

4.- García Cubas. Op.cit.

5.- En Calendario Histórico y Pronóstico por el Pensador Mexicano para el año del Señor de 1825. pp.195-196.

5.- Zamacois, Niceto. El Convento de San Francisco, en: México y sus alrededores. Bajo la dirección de Decaen. Establecimiento Litográfico de Decaen, Editor. México, 1855-1856. pp.20-21

7.- Revista Relatos e Histórias de México, Año II, No. 14, Octubre 2009 y La Ciudad de Los Palacios, Crónica de un Patrimonio Perdido de Guillermo Tovar de Teresa.

8.- Calendario Histórico y Pronóstico Político por el Pensador Méxicano. Oficina de don Mariano Ontiveros, México, 1825. p.196.

9.- Marroquí, José María. La ciudad de México. Tomo II. Lit. La Europea. México, 1900. p.306. En Calendario Histórico y Pronóstico Político por el Pensador Méxicano. Oficina de don Mariano Ontiveros, México, 1825. p.201.

10.- Zamarcois, Niceto. Op.cit.

11.-

3 comentarios:

  1. Me vuelvo a maravillar con las historias de cada templo y capilla y me sorprendo de como se fue a perder tan valioso tesoro. Quisiera saber si usted cuenta con la nomenclatura del plano del Convento Grande de San Francisco que presento al inicio de este post, quisiera ubicar hoy día el sitio donde hace algunos ayeres estuvo cada construcción de esta joya del barroco novohispano. Gracias

    ResponderEliminar
  2. La Capilla de San Antonio del Gran Convento de San Francisco aún podemos verla claro lo que sobrevivo en la esquina de Eje Central y Venustiano Carranza y es una librería del FCE. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Aparte del edificio del FCE, dentro de la panadería "Ideal" ubicada en 16 de septiembre podemos ver restos del gigantesco convento de San Francisco. ¿Sabe a qué parte del complejo corresponderían estos restos? Gracias

    ResponderEliminar