miércoles, 29 de abril de 2015

De las ordenes religiosas que se establecieron en la ciudad de México en épocas virreinales.

    Abrumadora es la cantidad de templos que encontramos en el centro histórico de la ciudad de México y, si hacemos cuenta de la cantidad de conventos que allí se establecieron, el numero es sorprendente. Algunos de ellos han sido transformados, otros, de plano no existen pues con picos y mazos fueron derruidos, algunos con cierta cizaña (San Andrés) luego de proclamadas las Leyes de Reforma y más aun, luego de restaurada la República. Con las ideologías no me meto, pero con la riqueza arquitectónica y artística en todas sus manifestaciones (pintura, escultura) sí que me quejo, y si agregamos a todo lo perdido cuando fueron abiertas para el saqueo las bibliotecas, las ideas se agolpan y surge un... ¿y para qué? 

    40 fueron en total las Ordenes Religiosas que establecieron sus conventos y monasterios uno de cada una tan solo en lo que fue la ciudad de españoles de México, agreguemos los varios que se crearon (un montón) en rededor de la misma. De esos cuarenta, 18 lo eran masculinos, y 22 para las damas. Una buena cantidad de curiosidades hay en torno a la creación de los conventos femeninos, como aquella de que uno de ellos era Real por albergar a la hija demente de Felipe II, aquellos que se creaban para que vivieran allí todas las féminas de una familia, pero esas curiosidades las hemos ya comentado antes, lo que ahora nos interesa ver son esos apabullantes números:

  "La historia de los edificios y de los monumentos de una ciudad forman parte de la historia de la ciudad misma. Dan idea del crecimiento progresivo de la población, de su importancia bajo diversos aspectos, y han llegado sus habitantes. Sus cambios, sus reformas, los objetos a que se destinan indican las tendencias generales de una época determinada; su belleza, su capacidad, los materiales que en ellos se emplean, los costos que sacan, dan la medida para juzgar de la riqueza y del bienestar públicos. Los nombres mejoran sus habitaciones a medida que adquieren los medios de proporcionarle comodidades; las naciones ensanchan y embellecen sus ciudades conforme crecen en importancia y en saber.

   "Las noticias que doy en seguida no son tan completas cuanto pudieran con los materiales existentes; destinados a una obra de poco volumen, solo contienen las fechas principales, los rasgos más salientes de cada localidad. Comienzo por dar una ligera idea de las órdenes monásticas y de su destrucción, porque aunque parezca que no tienen relación ninguna con mi objeto, estos acontecimientos son embargo han influido, poderosamente en las obras materiales de la ciudad. En efecto, a medida que las ordenes monásticas se fueron estableciendo en México, alzaron monasterios y templos, hospitales y casas de beneficencia; humildes al principio, mejoraron sucesivamente en el transcurso de los siglos, impusieron sus nombres a las calles y dieron al conjunto un aspecto peculiar. La supresión de las mismas órdenes trajo como consecuencia la destrucción de algunos de los edificios para dar lugar a otros de diversa forma, la apertura de nuevas calles con nombres diferentes y que marcan ciertas tendencias sociales, un aspecto distinto en algunos cuarteles de la ciudad, transformación completa en el uso de algunas construcciones".

  "Tomando por base la serie cronológica, las órdenes monásticas que en México se establecieron, son las siguientes:
(1.) 1524.- Los Franciscanos
(2.) 1526.- Los Dominicos.
(3.) 1533.- Los Agustinos.
(4.) 1567.- Los hermanos de la Caridad, después Hipólitos.
(5.) 1572.- Los Jesuitas.
(6.) 1574.- Los Mercedarios
(7.) 1581.- Los Dieguinos.
(8.) 1585.- Los Carmelitas.

(9.)   1602.- Los Benedictinos.
(10.) 1604.- Los Juaninos.
(11.) 1605.- Los Agustinos Recoletos.
(12.) 1628.- Los Antoninos.
(13.) 1657.- Los Congregantes de San Felipe Neri.
(14.) 1667.- Los Cosmistas o Descalzos Viejos.
(15.) 1674.- Los Bethlemitas.
(16.) 1730.- Los Fernandinos (Propaganda Fide.)
(17.) 1755.- Los Camilos
(18.) 1844- Congregación de San Vicente de Paul.

   "Los Jesuitas fueron extinguidos los primeros en la ciudad el 25 de junio de 1767; restablecidos en 1816, fueron segunda vez suprimidos en 1821, y aunque fueron vueltos a poner en 1853, solo duraron hasta 1856. Los Antoninos, o Padres de San Antonio Abad, cesaron de existir por la Bula del Sr. Pío VI, de 24 de agosto de 1787. Las cortes españolas, por decreto de 1º de octubre de 1820, ejecutado en México en 1821, extinguieron a los Agustinos Recoletos, a los Hipólitos, a los Juaninos, a los Bethlemitas y a los Benedictinos. Los Cosmistas fueron acabando por sí solos, y dejaron de existir en 1854, refundiéndose los últimos religiosos que quedaron en San Francisco".

   "Suprimido el Convento de San Francisco en 1856, volvieron a ocuparlo los frailes en 1857. La Ley de 12 de julio de 1859, dada en Veracruz; a medida que las fuerzas liberales ocupaban las poblaciones ponía en ellas en vigor la Ley, de manera que en la ciudad no vino a tener su cumplimiento hasta el 27 de diciembre de 1860, desde cuya fecha debe contarse la desaparición de los regulares"

   "La Ley de exclaustración nada dijo acera de los conventos de religiosas, la capital encerraba veintidós monasterios, que con el año de su fundación, su nombre, la procedencia de sus fundadoras y el número de monjas existentes al ser suprimidas, constatan en la lista siguiente.
1541.- La Concepción, fundadoras españolas.
1570.- Regina Coeli, fundadoras de la Concepción.
1573.- Balvanera, fundadoras de la Concepción.
1579.- Santa Clara, fundadoras de la Concepción.
1580.- Jesús María, fundadoras de la Concepción.
1585.- San Gerónimo, fundadoras de la Concepción.
1593.- Santa Catalina de Sena, fundadoras de Oaxaca.

1593.- San Juan de la Penitenciaría, fundadoras de Santa Clara.
1594.- La Encarnación, fundadoras de la Concepción.
1598.- San Lorenzo, fundadoras de San Gerónimo. 
1600.- Santa Inés, fundadoras de la Concepción
1601.- Santa Isabel, fundadoras de Santa Clara.
1610.- San José de Gracia, fundadoras de la Concepción.
1616.- Santa Teresa la Antigua, fundadoras de Jesús María.
1636.- San Bernardo, fundadoras de Regina.
1666.- Capuchinas, fundadoras españolas.
1703.- Santa Teresa la Nueva, fundadoras de la Antigua.
1724.- Corpus Christi, fundadoras de Santa Clara, San Juan de la Penitenciaría y Santa Isabel.
1744.- Santa Brígida, fundadoras españolas.
1754.- Enseñanza Antigua, fundadoras españolas.
1811.- Enseñanza Nueva, fundadoras de la Antigua.
1844.- Las Hermanas de la Caridad, fundadoras españolas.

    "El 13 de febrero de 1861, sirviendo de contraseña la esquila que en el convento de Corpus Christi se tocaba a las doce de la noche, fueron sacadas las religiosas de doce monasterios, y conducidas a los que quedaron existentes en número de diez. Estos quedaron en la forma siguiente

    "Regina, con sus propias monjas y las de la Concepción. San Lorenzo con las de la Encarnación. Enseñanza Antigua, con las de la Enseñanza Nueva. Santa Teresa la Nueva, con las de Santa Inés, trasladadas después a Santa Catalina. San Juan de la Penitenciaría, con las de Santa Isabel y de Santa Brígida. San José de Gracia con las de Santa Clara. Las Capuchinas llamadas españolas y las de Corpus Christi fueron trasladadas al convento de Capuchinas de Guadalupe; aquellas permanecieron allí, más las de Corpus Christi volvieron a su monasterio el 19 del mismo mes de febrero de 1861; de manera que propiamente quedaron existentes once conventos".

    "La Ley de 26 de febrero de 1863 suprimió los monasterios de las religiosas, con excepción de las Hermanas de la Caridad: ocho días después de publicada la ley debieron estar desocupadas las casas, cosa que religiosamente no tuvo lugar supuesto que en algunos casos se concedieron prórrogas". (1)





Fuente:

1.- Orozco y Berra, Manuel. Memoria para el plano de la ciudad de México, formada de órdenes del Ministerio de Fomento. Imprenta de Santiago White. México, 1867, pp.91-93

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada