jueves, 20 de agosto de 2015

Cervezas, vinos y licores del México de ayer

  Nos regocijamos, una vez más, con la publicidad del pasado. Algunas imágenes son en verdad viejas, como esta de la primera década del siglo XX, otras de la década de los cincuenta, sesenta y ochenta del mismo siglo, algunas las habrás conocido, otras te serán totalmente desconocidas si eres muy joven. Este es un ejercicio más bien gráfico de lo que era la publicidad y las marcas que hubo alguna vez por estos lares.

  Esta es de los años cincuenta, cuando se hacía una fuerte publicidad a la cerveza mexicana que aun no entraba en el gusto de todo mundo, de la "gente bien" diría una persona por ahí pues, a diferencia de lo que ocurre en nuestros días, la cerveza en ese tiempo era más bien de cantina de "mala monta" o de lugar de "mala nota", se consideraba una bebida más que popular, vulgar.

En 1960 así se promocionaba Corona.

  Todavía en los años setenta la Asociación Nacional de Fabricantes de Cerveza hacía sus esfuerzos por posicionar a esta bebida en el gusto de los mexicanos. La cerveza, como todo, también tiene su historia, en México fue hacia 1554 que el español Alonso de Herrera se convierte en el primer productor de cerveza en la Nueva España al recibir del mismísimo emperador, don Carlos V, la correspondiente autorización. A lo largo del virreinato, largos 3 siglos, no hubo mayor noticia sobre la cerveza, es hasta 1824 que Justino Tuallion establece una fábrica, quizá la primera que hubo en el México independiente, un año después surge una marca, la Pila Seca de Bernard Bolgard. En 1890 se inaugura la Cervecería Cuahutémoc en Motnerrey y poco después, en 1894 surge, en Orizaba, Veracruz, la Cervecería Moctezuma. Aparecerían luego más fabricantes en Chihuahua, Toluca, Mérida, Mazatlán, Mexicali, Tijuana, la cerveza se vuelve, finalmente, popular.










Esto parece antiguo pero no lo es tanto... es del inicio del siglo XXI.


   Y de los vinos mexicanos igual podríamos hacer toda una relación partiendo de aquella ordenanza real en la que se prohibió la producción de vinos en Nueva España para favorecer a los productores de la península. Como quiera la producción clandestina existió, especialmente bajo el cobijo de la Iglesia pues era indispensable contar con vino para realizar el llamado Oficio Divino. Esta vez no nos adentramos mucho en el tema, lo que nos interesa ver es la publicidad que del vino había en México e la década de los años setenta y ochenta del siglo XX.






  Y, hablando de licores, vemos que algunas marcas sobreviven, otras han desaparecido y unas más ya no se producen en México.

Bacardí en Life en Español.

Bacardí en los periódicos nacionales en 1960.








No hay comentarios:

Publicar un comentario