lunes, 24 de agosto de 2015

La ciudad de San Luis Potosí vista por El Bable

   Te contaba que a San Luis Potosí vine hace muchos años, tantos, que no recuerdo nada más allá del Hotel Panorama que estaba cerca de la plaza, más no se. Ahora, luego de varias décadas no llego a ese lugar, sino que a uno por el rumbo de la antigua estación, de allí me desplazo con facilidad a conocer San Luis. Me sorprendo por varias cosas: la limpieza de sus calles, la conciencia que hay en torno al Camino Real de Tierra Adentro, el que mantengan la sana tradición de la serenata los jueves por la tarde en el kiosco es algo fabuloso. Los templos son maravillas arquitectónicas sin lugar a dudas. Las tortas del Rey son motivo de visita, ni que decir de exquisitez de estos lares: las Enchiladas Potosinas. Y con todas esas ideas, nos vamos a la calle, con amenaza de lluvia y con ganas de sorprendernos, con ojos ávidos pues maravillas, seguro estoy, habrá en cada metro de esta bella, hermosa ciudad... y esto encontré:

   Los portales por la Plaza de los Fundadores.

La que fuera la Escuela Modelo en tiempos de Don Porfirio, ahora museo.

Dicen con justificada razón que la torre de San Agustín es la más afortunada de la ciudad.

 El Teatro de la Paz en su neoclásico más puro.

La Catedral vista de espaldas.

Uno de los varios vestigios de las Fiestas del Centenario.

El orgullo de ser Patrimonio de la Humanidad manifiesto.

Soberbia fachada.

 Hummm... no recuerdo cuál de los muchos templos... fabulosa la cúpula.

 La Catedral merece una mención de honor.

 La Catedral con su torre vieja y su torre nueva.. bueno, nueva por decir...

Un contraste.

 Se ve mucha gente por el uso del telefoto pero no es tanta.

 La tuna, la más potosina de todas las frutas.

 La emblemática Caja de Agua.

 Creo andamos por el Barrio de San Miguelito.

 La cárcel porfiriana, ahora escuela de artes.

 La sucursal de la Basílica de Guadalupe, es decir, esta es Basílica Menor de Guadalupe.

 San Luis Rey de Francia... todo está dicho, todo es un Potosí.

 No sé, andaba por el centro.

 Ex-tra-or-di-na-rio, San Agustin por fuera, luego te contaré el por dentro.


 Interesante gárgola.

 Interesante calle...

 Y los grafiteros hicieron aparición... muy mal, muy mal.

 Por la Plaza de San Francisco.

 La placa.

 El arte de la pintura decorativa propia del final siglo XIX.

 San Francisco.

 La Casa de la Cristiandad.

 Simplemente...

 Un café que no es como el de Veracruz...

 Mercurio en una esquina.

 El kiosco.

 La Orquesta en jueves.

 Catedral.

 Un cine transformado en cosa de celulares y computadoras.

El palacio de gobierno y su correspondiente manifestación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada