martes, 9 de agosto de 2016

Por el callejón de San Cayetano en Guanajuato

  Hoy veremos la otra cara de Guanajuato...

   Quienes somos del estado de Guanajuato venimos a la ciudad del mismo nombre regularmente con la necesidad de hacer algún trámite. Ocasionalmente lo hacemos por conocer la ciudad o asistir a un evento. Esto implica que con esa regularidad pasemos siempre por las mismas calles que son del centro. Juárez, Galarza, Pocitos, Alonso... ni que decir de la Subterránea; siempre las mismas, siempre llenas de gente, de turistas, con muchos restaurantes, mucho comercio, tránsito lento sea de vehículos que de personas pues, la estrechez de sus banquetas no dejan suficiente paso para tantos viandantes.

   Ahora decidimos redescubrir la ciudad, ir a lugares que, desde lejos se ven apiñados en los cerros que, desde lo lejos, se ven como si estuvieran unos encimas de otros, cubos, la mayoría de colores intensos, pero que, al caminar por sus callejones vemos otra cara que esta ciudad guarda. La cara que se forma más allá de la "zona núcleo" de la ciudad Patrimonio de la Humanidad que es la zona en donde se desarrolla la verdadera vida cotidiana de esta que fuera en algún momento de la historia la segunda ciudad más importante del Virreinato de Nueva España.

  Caminamos por el callejón del Pardo, para seguir por el del Refugio, los Cuatro Vientos y seguir por el de San Cayetano y la bajada de San Cayetano, sin lugar a dudas, lugares que hay que caminar despacio pues, por un lado son empinados y hay que ir con precaución y, por el otro son tan particulares que a cada cinco pasos vamos encontrando una escena más interesante que la anterior.





























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada