miércoles, 19 de octubre de 2016

Madama, palabra de uso correcto en el siglo XIX

   De pronto se me hacía familiar la palabra, Madame es cosa perfectamente entendible, de origen francés que nos indica de una Dama. La palabra en francés me recuerda a Flaubert con su Madame Bovary, en español al juego de la Lotería, pero, desde el punto de vista filológico la cosa se vuelve (creo) sumamente interesante, para ello nos apoyaremos en el Diccionario de Autoridades del siglo XVIII en donde aparecen ocho definiciones de la palabra dama, extraigo cuatro:

Diccionario de Autoridades - Tomo III (1732)

DAMA. s. f. Muger hermosa y bizarra, que ostenta lozanía y belleza. Covarr. da muchas y várias etymologías a esta voz, segun sus várias significaciones; pero parece verisimil venga de la voz Griega Doomar, que segun Aldrete vale Doncella que está para casarse.

 DAMA. Comunmente se significa por esta voz qualquier Señora noble, de calidad conocida, que no tenga mucha edad. Esta significación introduxo la adulación de que en las señoras concurren las prendas de damería y hermosúra. 

DAMA. Se llama en Palacio, y en las Casas de las grandes Señoras, la criada de estimación que nunca sirve en oficios baxos, ni se ocupa en haciendas de la casa: siendo solo de su obligación assistir immediatamente a la Persona real, o a su Señora. 

DAMA. Significa tambien la muger galanteada y pretendida de algún hombre. 

   Lo curioso que encontré hace poco, consultando en el Archivo Histórico de Guanajuato, en documentación de la década de los años veinte del siglo XIX, fue la implementación de la palabra Madama, ya no se hablaba de Doña tal o cual señora, sino de la Madama. Indudablemente que, con la consumación de la Independencia, la moda que ya había en España de usar la palabra fue usada en México. Nuevamente vemos lo que dice el Diccionario de Autoridades:

Diccionario de Autoridades - Tomo IV (1734)

MADAMA. s. f. Voz Francesa y título de honor, que vale lo mismo que Señora, y se da a las mugeres nobles puestas en estado, la qual se ha usado en España en el mismo sentido, para nombrar a las señoras extrangeras. Oy lo usan algunos en el trato cortesano con las mugeres. 

   Así pues, mientras que en España se entendía por Madama a una dama extranjera, en México a toda mujer en un documento notarial se le anotaba así, y todas las que vi eran mexicanas, de algún modo era la forma  (digamos) nice de decirle a una mujer pues, consultando en el Archivo General de la Nación, efectivamente, era el modo de referirse a una mujer extranjeras, dejo dos ejemplos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada