miércoles, 18 de marzo de 2015

Los abrumadores números del tránsito de mulas por el Camino Real de Tierra Adentro durante la guerra de Independencia.

     Volvemos a pasar y repasar por el Camino Real, específicamente el de Tierra Adentro para ver, en esta ocasión, como era el tránsito por allí. Sabemos bien que era a lomo de mula, o burro o caballo, que era con carretas y que luego fue en diligencias; las comodidades, a medida que pasaba el tiempo eran mayores y, seguramente, más expedito ese paso por el camino. Pero hubo un período en la historia en el que el tránsito se volvió tumultuoso. Esa época fue en el periodo que conocemos como Guerra de Independencia, entre 1810 y 1821, tiempo en el que el paso por el Camino Real se volvió peligroso debido a la inseguridad que reinaba por los caminos, especialmente en los tramos que iban de Guanajuato a la ciudad de México.

    A pesar de los asaltos que hubo en Guanajuato, sea el del 28 de Septiembre de 1810, cuando la toma de Granaditas, que el de Noviembre del mismo año; a pesar de la desbandada de pobladores que hubo a consecuencia de esos asaltos, las minas seguían trabajando, si bien no con la misma intensidad que antes de iniciado el movimiento insurgente, sí con la misma obligación de enviar la plata a  la ciudad de México y, sobre todo, la quinta parte que por ley le correspondía al Rey, rey que estaba viviendo una invasión francesa y que requería de enormes cantidades para repeler a esos invasores. Y, en buena medida, aunque la Nueva España estuviera en guerra, la vida continuaba, un poco alterada en cuanto a abastos, muy alterada en cuanto a paz social en algunos lugares, especialmente los del Bajío que eran escenario de continuos enfrentamientos pero, siguiendo el precepto de que "la vida continúa", había la necesidad de mayor protección, tanto en las casas como en las calles y, especialmente, en los caminos.

    Encuentro datos que me parecen, además de curiosos, sumamente interesantes que nos dejan ver las condiciones en que se vivía en esos tiempos en cuanto al pasar por el Camino Real de Tierra Adentro se refiere. Ocurrió que en Querétaro un criollo de nombre José Xavier Argomaniz, llevaba un diario de su vida, no anotando precisamente lo que hacía en su vida cotidiana, sino lo que acontecía en la ciudad de Querétaro, que era una de las principales de Nueva España. Anotó allí sobre todas las funciones de iglesia que había, que eran muchas, por cierto, anotó sobre las defunciones de sacerdotes, frailes y monjas que, seguramente, eran datos importantes para la época; habrá que considerar que Argomaniz era muy apegado a la Iglesia el acontecer de la misma le era importante y de allí que anotara todo eso. Estaba casado con María Josefa Aldrete, para 1812 se dedicaba al comercio, trabajaba con Manuel Vallejo; se dice que tenía una relación con el Ejército Realista, pero no anota en su Diario cuál era su posición, todo indica que se dedicaba a la parte administrativa y no participaba de las acciones en los frentes en conflicto. Concluida la guerra, en 1825 comienza a trabajar en el Templo de Santa Clara como administrador, muere en 1828. "Francisco Xavier Argomaniz es autor del "Diario de Querétaro, años 1807-1826". Con ese título apareció en 1979, donde se mencionan los sucesos independentistas que fueron como escenario el recinto conventual, algunas celebraciones religiosas en el templo y quizá lo más importante sea el obituario monjil de la época". (1)

   Creo tenemos ya una idea clara del personaje, del autor del Diario, diario al que, se le agregó el "De Querétaro" por contener datos que ahora engloban un interés general, pero que en su momento era un diario de carácter personal. Allí anota, dentro de las pocas cosas de carácter personal que encontramos, el nacimiento de su hija, luego haría el de su deceso. Y, lo que nos interesa mucho resaltar es lo que él anota relacionado con los convoyes que pasaban en crecido número durante la Guerra de Independencia, que iban o venían de México y que iban o venían de Guanajuato y San Luis Potosí, intuyo, aunque no lo menciona, que en alguno de ellos se incluía mercancía de o para Zacatecas.

Septiembre 15, 1811.- Llegó a esta ciudad el convoy que salió de México con destino a esta y otros lugares de Tierra dentro, compuesto de cuarenta coches de familias de varias partes, más de dos mil y quinientas mulas cargadas de fardos y abarrotes y en su custodia como setecientos hombres entre tropas y voluntarios e interesados en la misma carga. Siguió para Guanajuato el día 19.

Noviembre 27, 1811.- Ha entrado a esta ciudad el convoy de carga del Rey venido de México constante de siete mil y trescientas mulas cargadas con azogue, tabaco, papel, cigarros, puros, pólvora y municiones. El día e salió a Guanajuato.

Julio 7, 1812.- De este día al 12 ha entrado el convoy de México comandado por el señor García Conde conduciendo carga del Rey y de particulares; han venido con dicho convoy muchas familias de esta ciudad y de otros lugares de Tierra dentro. Se hace cómputo de que han venido más de ocho mil mulas cargadas, ciento y pico de coches, siendo custodia de este convoy más de mil hombres de tropa. Se cree el que vinieron como cinco mil personas y como diez mil bestias.

Julio 12, 1812.- Salió para Celaya una división de más de seiscientos hombres de la tropa del señor García Conde al mando del Teniente Coronel Agustín de Iturbide con objeto de limpiar el camino para que el convoy que debe salir para Tierra dentro, no sea acometido por alguna gavilla de insurgentes.

Febrero 24, 1815.- Entró convoy de San Luis Potosí al cargo del señor Orrantía con 600 hombres de tropa custodiando ocho mil mulas que condujeron cargas a esta ciudad la más de particulares.

Junio 28, 1816.- Llegó de México un convoy bastante interesado compuesto como de cinco mil cargas, de las que la mayor parte es para la Tierra dentro, y por cuenta del Rey, como es tabaco labrado, municiones y azogue y seiscientos mil pesos fuertes para Guanajuato. (3)

Septiembre 26, 1816.- Ha comenzado a entrar el convoy de México compuesto de más de mil mulas cargadas y algunas familias, cigarros, fardería y abarrote. Asimismo cantidad de moneda de cobre para su circulación con el comercio, son cuartillas, tlacos y medios tlacos.

Diciembre 18, 1816.- Este día entró convoy de San Luis Potosí compuesto de mucha carga de particulares tanto de efectos de España como de la tierra; asimismo mucha carnerada cuyo número pasa de cien mil cabezas.

   Sin lugar a dudas el número de bestias que cruzaron el Camino Real de Tierra Adentro durante los aciagos años de la Independencia eran impresionantes; siete mil, ocho mil, números aterradores si nos ponemos a pensar en el consumo de forraje que se requería; en lo que dejaban a su paso; en el tiempo que implicaba pasar tal cantidad de mulas cargadas, en fin, escenas difíciles de imaginar. Pero eso no es todo, hay un dato que proporciona Agustín de Iturbide que no está constatado en el Diario de Argomaniz, ya que están perdidas las hojas correspondientes al año de 1814 año en el que Iturbide anota que...

   "Dicho convoy ha sido compuesto de 5,300 y tantas mulas cargadas de lana, sebo, aguardiente, vino y otros efectos de Europa y el país, con 1500 barras del rey y particulares, este ha sido registrado pero entiendo que viene más plata, y que el total de mulas cargadas puede ascender a 6000: vinieron además 21,000 carneros". (4)

     Iturbide lo anota, tanto en su Diario Militar como en los reportes que enviaba al Virrey y que eran consignados en la Gazeta de México. Veintiún mil, veintiún mil carneros juntos, no me los puedo imaginar pero, al ver esas escenas de trashumancia en España, bien me puedo dar una idea de lo que fue el Camino Real en esos días de Septiembre de 1814.

   Fascinante es el tema del Camino Real de Tierra Adentro, o, corregiré como lo acabo de leer en unos reportes de 1845: el Camino de Tierra-dentro, por cierto, en esos reportes, luego de analizarlos, podremos darnos cuenta de cuál era el tránsito de vehículos por los Caminos Reales mexicanos a mediados del siglo XIX, ya los verás por aquí pronto...

  Si el tema del Diario te interesa, partes de él lo he transcrito y comentado en el Blog Cabezas de Águila, en donde concentro datos relacionados con el movimiento de Independencia. Y si el tema de Iturbide y sus actos en el Bajío te interesan, en otro blog, El Señor del Hospital, tengo consignada mucha información.


Fuentes:

1.- Ramírez Montes, Guillermina. Niñas, doncellas, vírgenes eternas Santa Clara de Querétaro. (1607-1864). Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM: México, 2005. p.335

2.- Jiménez Gómez, Juan Ricardo (Coord.) Creencias y prácticas religiosas en Querétaro. Siglos XVI-XIX. Plaza y Valdéz, UdeQ. México, 2004. p.113

3.- Argomaniz, José Xavier. Diario. Cronología de Qiuerétaro en la época de la Independencia, 1810-1821. Asociación de Libreros de Querétaro. Querétaro, 2010.

4.- Gazeta de México. Tomo V. No. 635. Del Sábado 1 de Octubre de 1814. p.1082

1 comentario:

  1. Me parece fascinante el tema. Jamás había visualizado así la espina de nuestro país. Muchas gracias por traer estas historias a nosotros

    ResponderEliminar