jueves, 12 de marzo de 2015

Sincretismo puro: Ofrendas de mazorca de maíz en el Estado de México, 2015.

    Si me sigues diariamente sabrás que en estos últimos días hice un recorrido por el Estado de México, por los distintos rumbos de esa parte de México, llenos de encanto, de cosas impactantes, de muchas tradiciones, de ciudades agobiantes y de algo que me llamó poderosamente la atención: el sincretismo manifiesto luego de casi 500 años de haberse realizado la conquista de México y por ende, la conquista espiritual de nuestro país.

    Mi base esta vez, como lo ha sido en repetidas ocasiones, fue Jilotepec, lugar que ya el puro nombre nos dice mucho: "El cerro de los jilotes", el cerro en donde se venera a Xilonen, la diosa del maíz. El maíz, grano básico y esencial en la dieta de la mayoría de los mexicanos.

    Unos buenos amigos me llevaron a conocer la zona del lago de Zumpango, cuando andábamos por ahí les dije que me gustaría ver los templos antiguos, que seguramente eran muchos. No hay, me dijeron, todos han sido derribados y modernizados, a la gente le gusta tener templos nuevos. Me pareció sorprendente la respuesta, ya habíamos visitado las parroquias de Coyotepec y de Teoloyucan, también la de Santa Ana, en el camino vi varias torres... de pronto me dicen: ah sí, hay uno por aquí cerca, el de San Juan Z. ¿Qué nombre es ese? pregunte, sí, así le dicen, se trata de Zinacantepec, allí hay un templo antiguo. Hacia allá fuimos.

    El tempo es sencillo, dedicado a San Juan Bautista pero no se encuentra en el altar principal, sino a un lado, es la Virgen de la Soledad la que está entronizada.... y caminando por el templo vi algo que me pareció sorprendente y emblemático: una ofrenda.


   Mazorcas, mazorcas de maíz, 5 de cada lado, pero ahora que lo recuerdo, hace poco vi otra igual, otra ofrenda de mazorca, en la parroquia de San Pedro y San Pablo en Jilotepec.

   Estaba depositada justo a pie de la Santísima Trinidad, me parece sumamente emblemático. ¿No lo crees así?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada