domingo, 1 de marzo de 2015

Antes y ahora: La placa del Camino Real de Tierra Adentro en Soyaniquilpan, Estado de México.

Kilómetro 84, Autopista México-Querétaro, 29 de agosto de 2011.- "La Secretaria de Turismo del Gobierno del Estado, Martha Hilda González Calderón, develó las placas en las que se reconoce a sitios en Aculco, Soyaniquilpan y Tepotzotlán como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, al formar parte del Itinerario Cultural Camino Real de Tierra Adentro". (Tomado del Boletín oficial de Sectur.)

Kilómetro 84, Autopista México-Queretaro, Lateral, San Isidro, Municipio de Soyaniquilpan, Estado de México. 1 de marzo de 2015. Estoy regresando de conocer uno de los puentes emblemáticos del Camino Real de Tierra Adentro, han pasado poco más de cuatro años de que fuera declarado como Patrimonio de la Humanidad, y apenas poco más de tres años de haber sido colocada la placa que indica que este puente es eso: un Patrimonio de la Humanidad. Pero, la placa ya fue robada.

   Es más que evidente que los vándalos usaron una barra para, haciendo presión hacia abajo, lograron despegar la placa que, seguramente era de bronce, y ya desapareció. De sobra sabemos que el abanico del vandalismo es grande, amplio, casi enorme, que no hay respeto a nada ni a nadie, las placas de cantera que tuvieron los puentes en siglos pasados fueron robadas, o, en todo caso, tiradas en busca de tesoros escondidos. Hay quien asegura que detrás de las placas se esconden fortunas. La desfortuna para nosotros es que, de una, otra y otra modalidad más, el patrimonio cultural de todos los mexicanos sigue siendo saqueado. Por si no nos queda clara la idea, el mensaje que esto encierra, veamos lo siguiente:

   En Querétaro, la capital de ese Estado, fue el propio Gobernador quién develó la placa que recuerda la inclusión de la ciudad de Querétaro en el Patrimonio de la Humanidad.

   En la ciudad de México hubo una ceremonia especial por la inclusión de esa ciudad dentro del programa Camino Real de Tierra Adentro de la UNESCO.

   En Tepozotlán, Estado de México, hubo una ceremonia para develar la placa relacionada a la inclusión del extraordinario Templo y Colegio, actual Museo Nacional del Virreinato, dentro del programa de la UNESCO.

   En San Luis Potosí, la capital potosina, con júbilo celebraron la inclusión de esa ciudad en el programa del Patrimonio de la Humanidad.

   Sería ocioso de mi parte seguir... tengo un cierto malestar, una cierta ofensa, hace poco, en agosto de 2010, embebidos en la euforia, corrijo, la "euforia" de conmemorar los 200 años del inicio del movimiento de Independencia, Mñexico (los mexicanos) recibimos un enorme regalo de parte de la ONU: el nombramiento de 60 sitios a lo largo del Camino Real de Tierra Adentro considerados como un Patrimonio de la Humanidad por ser sitios representativos, característicos, únicos... hoy, apenas a 4 años y medio de haber obtenido el nombramiento, muchos han sido ya borrados del catálogo, otros, están en vías de ser borrados. La fotografía corresponde a Cuencamé, Durango. Pero...

   Pero hay otros que celebran y colocan placa, por haber sido tan solo propuestos dentro del Camino Real de Tierra Adentro, tal es el caso de Tlalnepantla, Estado de México. (Ver nota aquí.)

Hoy me declaro incompetente par hacer más comentarios...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada