viernes, 23 de diciembre de 2016

Las piñatas tradición mexicana convertida en arte

  Sobre las piñatas mucho se ha hablado, especialmente de la de siete picos, la cual se dice fue introducida en Nueva España por los padres Agustinos en Acolman, incluso hay un monumento en una de las glorietas de esa población en el Estado de México en el que se ve a una persona con aparente hábito, supongo el agustino, palo en mano dándole a una piñata de siete picos.

  Se ha dicho que fue una fusión, pues los siete picos representaban los 7 pecados capitales y que esa más que fusión o mimetización, fue un sincretismo pues, allá por Yucatán en tiempos de la civilización maya había algo muy parecido a una piñata, nada tenía que ver con las celebraciones de diciembre pues más bien caía en lo que hoy es agosto... pero los Agustinos no tuvieron presencia por Yucatán, así que eso más bien es una coincidencia en el mero acto de apalear algo.

  Sobre la historia de la piñata ya había publicado un artículo, lo puedes ver aquí, lo que hoy nos ocupa es otra cosa, es ver que, afortunadamente la tradición sigue y nos podemos dar cuenta que hay un verdadero arte en ella, aquí lo verás en imágenes.






  Lo que acabas de ver son tomas que hice por el rumbo del mercado municipal en Salamanca y lo que sigue son algunas de las que se produjeron en el taller de piñatas de la Casa de la Cultura de Salamanca:















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada