domingo, 11 de diciembre de 2016

Algo sobre la historia de la Virgen Guadalupana de Romita

   "Este 12 de octubre de 1972, se cumplirán 26 años de que fue coronada por segunda ocasión la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, patrona de esta ciudad, por el cardenal don José Garibi Rivera. Haciendo un poco de historia, tenemos que corría el año de 1821 y de acuerdo con los datos de que dispongo, a más de un siglo de distancia de que fue erigida una humilde capilla, me trasladaré a los años en que se fundó esta ciudad, ya que la historia de ella está ligada a la de la sagrada imagen de la virgen de Guadalupe.

  "Ubicándonos en los terrenos de la La Laja, hoy Romita, que era propiedad de Pascual Peñaranda, quien donó este terreno para la fundación de la ciudad, señalaremos que se encontraba el lugar poblado de pequeñas chozas; se levanta en su centro una capilla en la que se veneraba la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe.

   "Dicha capilla se localizaba en la calle del Alto o lo que es ahora la calle de Auza, capilla que era propiedad de unos indios, donde se encontraba la imagen de la virgen, lienzo del que por cierto se ignora su procedencia, por la parte oriente de esa callejuela corría un arroyo de donde resaltaba la belleza rudimentaria de la capilla.

  "Para ese entonces se cambió el nombre de La Laja por el de la Congregación de Nuestra Señora de Guadalupe, en honor de la sagrada imagen de cuya capilla se hacía cargo un vicario de la ciudad de Silao. Se sabe del paso por este lugar, en el año de 1826, de un fraile dieguino llamado Manuel M. Amorrostra, quien renovó la capilla primitiva, siendo el primer vicario fijo el Sr. D. José Guadalupe Castorena; después se tuvo la idea de ampliar esta capilla, por lo que se pensó en un proyecto de grandes proporciones, interviniendo a mayoría de los romitenses.

  "Se empezó a construir en un terreno que donó don Ignacio Liceaga, teniéndose el proyecto de hacer las torres de la nueva parroquia, iguales a las de Guadalajara, siendo idea de la Sra. D. Gumersinda Liceaga, quien costeaba de su peculio toda esta obra, pero como no resultaba de su agrado, porque quería que las torres fueran exactamente iguales, quedaron suspendidos los trabajos, quedando inconclusa una de ellas.


   "No se cuenta con datos verídicos sobre la colocación de la primera corona. Solamente se sabe que era de oro y pedrería preciosa y que fue robada en la época de la Revolución, entre los años de 1909 y 1914. Sin podernos asegurar la fecha, se sabe que un soldado carrancista, al tratar de robarla, resbaló y cayó al suelo desde lo alto del trono de la virgen, muriendo instantáneamente pero la corona se la llevaron sus compañeros, dejando abandonado el cadáver.

  "Por iniciativa del entonces Sr. Cura, don Diego Santos, se formó el comité de la Segunda Coronación, que fue precisamente el 6 de enero de 1942, el cual se constituyó de la siguiente manera: Presidente, Isidro Maricchi Rodríguez; Secretario, Leobardo Rodríguez; Pro Secretario, Aniceto Ortíz; Tesorero el cura Santos; Pro Tesorero, Fidel Rodríguez y Vocales, Santiago Guerra, Desiderio Suárez, Eusebio Ramírez, es decir, uno por cada Cuartelo en los que se dividía la ciudad.

  "Inmediatamente se tomó la propuesta, se trazó un plan de trabajo y se empezó a pedir cooperación casa por casa; se pidieron proyectos y costos de la corona a personas que se dedican a hacer esta clase de trabajos en San Miguel de Allende, los que una vez presentados y discutidos, fueron aprobados y se pensó en la elaboración de dos coronas para la Virgen, costando la de oro de 22 kilates y pedrería veintidós mil quinientos pesos, encargándose de su construcción al señor Epifanio Vázquez. De estas coronas, la de plata estaría en uso diario y la de oro sería depositada en un Banco de valores para su resguardo; utilizándose solamente en días festivos. Igualmente se pensó en un marco, en cuya parte superior se colocarían dos ángeles para el sostén de la corona, así como también la construcción de una campana que recordara la fecha, pero transcurrido algún tiempo estos trabajos, murió el Presdiente del Comité el 19 de enero de 1944.

   "Los nuevos colaboradores fueron Luis Reyes Padilla, Fidel Rodríguez Villegas, Adolfo Ramírez; Guadalupe, Carmen y Luisa Bedia Centeno, pidiendo autorización de la coronación al Vaticano el 22 de septiembre de 1945, por medio del entonces Obispo de León, don Emeterio Valverde Téllez, reuniéndose en la Sala Capitular el 22 de marzo de 1945. Pero dado el elevado costo del proyecto se tuvieron problemas económicos, habiendo necesidad de bajar del trono a la imagen para solicitar la intervención de personas pudientes de Romita a quienes se solicitó su cooperación de la coronación el 25 de marzo de 1945, firmada por S.S. Pío II". (1)


Fuente:

Maricchi, Marta. El Sol de León, artículo publicado el 10 de octubre de 1972.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada