jueves, 29 de diciembre de 2016

Una nueva visita a la ex hacienda de Los Dos Ríos, en Salamanca

   De nuevo nos vamos, aprovechado la oportunidad de un "raite" a un lugar en el norte de Salamanca que, a pesar de estar tan cerca, es enormemente desconocido. Esta vez vamos con otros ojos pues la idea de lo que hay en el lugar y cómo es el lugar ya la tengo, hace dos años fui. El volver significa valorar lo que queda y entender por qué queda tan poco... volver a ver esto que, creo, es el desastre ecológico más grande en la Nueva España, ocurrido en tiempos en el que eso no tenía la mínima importancia pues lo que abundaba era agua, suelo, árboles y aire puro.

   La zona fue devastada, sin darse nadie cuenta, de tal manera que para el siglo XX, luego de tres y media centurias, la tierra dejó de valer, si se pagaba un peso era mucho, si veinte centavos, era lo justo... de ese tamaño fue el problema.

  La población tuvo una baja tan impresionante que bien merita un estudio especializado en demografía pues los números que se ven son en verdad alarmantes. Que un sitio de 100 habitantes baje a 10... más que un foco rojo es una bomba.... bomba o foco que no se supo interpretar, que no se entendió y que solo... desapareció.

   Hoy, aunque ya fue declarada como zona de protección, llamada "del alto Temascatío", el lugar sigue desmoronándose, la tala de bosques fue de tal dimensión que se creó una zona semidesértica, como lunar, en mitad de donde hubo bosques. Eso no fue ahora, no fue en el siglo XX, comenzó en el XVI y se consolidó en el XVIII, los problemas ahora saltan a la vista. Eso, en lenguaje actual se llama ecocidio.

  Alternativas no veo, está ca.... difícil, muy difícil volver a lo que fue, los arroyos que eran abundantes ahora solo aparecen 3 meses en temporada de lluvias... esto era bosque, ahora es semidesierto dando firmes pasos a convertirse en desierto pero, a pesar de todo, sigue siendo una maravilla para todo aquel que sabe disfrutar de la paz, el silencio y todo lo que envuelve a una zona rural apartada, allá, arriba de la sierra.



























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada