jueves, 22 de octubre de 2015

De trenes y rutas que hubo y que, tal vez, no vuelvan a existir

  El ferrocarril fue aquel detonante de la llamada Revolución Industrial que comenzó en Londres y se fue expandiendo por el mundo... en el entendido de que esa expansión fue de la noticia y no de que las bondades del transporte por vía férrea haya llegado a México con la debida puntualidad. Al inicio fue tan solo un pequeño tramo del Puerto hasta alguna aldea cercana a Veracruz, luego seguía el tortuoso camino en ascenso para llegar a la ciudad de México. Pasaron varios años y fue que se puso en operación el primer servicio, de México a Veracruz.

   El mundo siguió avanzando, es decir, los países que controlaban las economías siguieron en esa prosperidad mientras que en México tuvieron que pasar más años para que el Ferrocarril creciera. Ya para 1880, había una ruta hasta León y de allí a Aguascalientes, con el tiempo llegaría al Paso del Norte, luego vendría la de México-Toluca-Morelia-Guadalajara, don Porfirio Díaz tendría especial interés en que el tenido férreo creciera y todo México se comunicara por tan rápida vía.

   Y sí que creció. Ya para la década de los treinta del siglo XX la publicidad en revistas y periódicos anunciaba que la mejor manera de llegar a México ya no era a través de barcos y vapores, lo era ahora a través de los caminos de fierro que conectaban a las principales ciudades norteamericanas con la capital de México.

   El entramado de la Southern Pacific por un lado y la Missouri Pacific, por otro, conectaba cada vez con mayor facilidad algunas ciudades mexicanas.

   El turismo a México se promovía usando los servicios de los Ferrocarriles Nacionales de México. El Sindicato Ferrocarrilero era de los más fuertes, juntos a los petroleros y electricistas, la comunicación era entonces a través de trenes.

  Se implementaron técnicas de promoción, las cuales incluían el nombre característico de cada ruta, así, ya para los años sesenta, se comenzaban a promover los servicios de los Nacionales de México con El Jarocho, que iba de México a Veracruz, El Tapatío a Guadalajara, El Constitucionalista a Querétaro y San Miguel de Allende, El Regiomontano que iba a Saltillo y Monterrey.

  Todavía en los setenta y ochenta había servicios como El Purépecha, que conectaba a la ciudad de México con Toluca, Acámbaro, Morelia, Pátzcuaro y Uruapan. De Guadalajara salían los trenes a Tepic, Mazatlán, Culiacán. Obregón, Hermosillo, Mexicali y Tijuana. Un buen día, se terminó el contrato de 99 años que el gobierno de Díaz había establecido con los distintos desarrolladores, de ese modo la mesa estuvo puesta para que, con una firma del Ejecutivo Federal, desaparecieran los servicios de pasajeros en los Ferrocarriles en México.

  Un tramo sobrevivió con un tren de pasajeros pero con servicios turísticos que, tengo entendido, eran bastante caros, se cubría la ruta de Mérida a Palenque, y se promocionaba como El Maya Express, un buen día, quizá por los costos de operación, desapareció.

  Y una ruta apareció: El Tequila Express, con servicio turístico de Guadalajara a Amatlán para de allí visitar el pueblo de Tequila y todos sus encantos.

  El único servicio de pasajeros que sobrevivió fue el operado por la ruta Chihuahua-Pacífico, con las tres modalidades: carga, pasajeros y turístico. En la actualidad se promociona como El Chepe y va de Los Mochis a Divisadero Barrancas y de allí a Chihuahua y viceversa en un recorrido verdaderamente espectacular.

   Otro tramo que sobrevive pero en la modalidad de turístico es el Tijuana-Tecate, este se ha mantenido gracias al enorme desarrollo que la industria cervecera ha tenido, y aquí la idea es llegar a Tecate en tren para conocer la fábrica de la cerveza que lleva ese nombre.

   Hace tres años se anunció que uno de los grandes proyectos de la presente administración sería el tren rápido de México a Querétaro, ahora sabemos que no se construirá y recordamos el episodio "Casa Blanca" asociado a la cancelación del proyecto.

  Y otro que corrió con la misma suerte fue el tren, esencialmente turístico que cubriría la ruta de Mérida a Punta Venado, cercana a Tulúm. Aquí no hubo "Casa Blanca", pero igual se canceló el proyecto. Quizá no volvamos a tener servicio de tren de pasajeros en México, al menos creo que los de mi generación no lo veamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario