sábado, 20 de febrero de 2016

Ceremonial y funciones que se hacen en el camino de un Virrey en Nueva España

    Dentro de todo eso que podemos enmarcar en la Fiesta Barroca, estaba, entre otras cosas, la entrada de los Virreyes. Recorrido que hacían, una vez desembarcados en el puerto de Veracruz hacia la ciudad de México. A lo largo del trayecto se le iban haciendo demostraciones de beneplácito por su llegada, poco a poco se iban adecuando al paisaje y temperamento del lugar que les era totalmente nuevo y que venían a gobernar. Muy pocos conocerían algo más el inmenso territorio, fuera de este trayecto, volverían (algunos) a España si conocer nada más de México. Algunos otros conocerían, además el camino a Acapulco pues desde allá se embarcarían rumbo al Perú. Esto que hoy comparto es un documento fantástico que nos relata el derrotero que siguió alguno de los virreyes, intuyo que se trata del recorrido que seguiría Antonio María de Bucareli, dado que al describir la zona de Perote se menciona que la fortaleza estaba en construcción, y sabemos que el Castillo de San Carlos en Perote, Veracruz, comenzó a construirse en 1770, en el gobierno del virrey marqués de la Croix. Veamos el documento:

  "Sale el Excelentísimo Señor Virrey de Veracruz a la Antigua cosa de las tres de la tarde con su comitiva y otras muchas personas que de esta ciudad van acompañándole, llega a puestas del sol a Antigua pasando el río en canos adornadas con arcos de flores y concurren los indios de la jurisdicción con sus rústicas músicas y danzas a festejar a S.E. acompañándole a la iglesia donde el cura le recibe con palio, cantase el Te Deum y pasa luego a la casa de su morada.

  Desde allí a Xalapa sigue sus jornadas como está en el derrotero sin otra particularidad que la de salir al camino a encontrarse los gobiernos de indios según por los distritos que pasa con sus gobernadores y dan a S.E. la bienvenida en su idioma. Particularmente es de ver a la entrada de Xalapa que como S.E. pasado muchos pueblos de indios, estos por su orden forman una calle por donde pasa S.E. a quien presentan (en señal de amor y lealtad al Soberano), cada gobierno, un ramo de flores y una guirnalda que ponen al cuello del virrey. Para lo que manda S.E. parar la litera, y benigno, recibe estos materiales, expresiones de estos naturales que con presentarles un Súchil que es un gran ramo adornado de flores, frutas, aves y esto lo hace cada gobierno de indios separadamente teniendo a gran desaire y desprecio el que el Señor Virrey no se digne recibir estos humildes obsequios, recuerdos del homenaje que presentaban a sus soberanos allá en su gentilidad y el que a nuestro tribunal en la Persona de su virrey. Por eso todos Señores Virreyes han tenido particular gusto en ver y recibir a los indios cuando se le presentan considerando que estos pobres vasallos no exigen otra cosa que el recuerdo de su fidelidad.

   La jurisdicción del Alcalde Mayor de Xalapa empieza desde el Plan del Río hasta Perote y en Xalapa descansa S.E. dos días, visita los conventos y allí llega uno de los Secretarios de Gobierno y el Canciller de la Audiencia pues el caballerizo del actual Virrey suele alcanzar a S.E. en Veracruz o en el camino.

  La estufa o coche que este trae de su ramo la encuentra el Señor Virrey en las Vigas a donde va a comer el día que sale de Xalapa y cuando el Señor Virrey trae mujer o hijos viene otro coche del Señor Obispo de Puebla y para la familia y equipaje trae el Canciller por encargo de la Real Audiencia sin coches de camino y cuarenta mulas de carga que están prontos en Perote para que desde allí siga toda la comitiva en coche menos los criados de clase inferior y que ya ha vuelto de México atendiendo siempre a dar lugar correspondiente a aquellas personas oficiales que por obsequio acompañan a S.E. y en este orden siguen desde Perote a México.

   En el camino desde la Viga hasta Perote se le presenta a S.E. el capitán Concha con su compañía de Comisarios de la Santa Hermandad formada en ala a la derecha del camino con su estandarte y trompeta extraña y vistosamente vestidos en una tropa. Desde allí sigue acompañado S.E. formada detrás de los Dragones y el Señor Virrey honra con sus expresiones al Capitán que a más de ser un Teniente Coronel es el brazo que sostiene la justicia en estos bastos reinos y siempre los Señores Virreyes han sostenido la autoridad que el Rey tiene puesta en este Capitán y tropa de cuadrilleros por repetidas cédulas de su majestad.

  Con el motivo de la fortificación que se está haciendo en Perote es regular que el Señor Virrey se detenga allí un día para verla en cuyo caso debe prevenirse esta detención al oficial aposentador y anticipadamente en la copia del derrotero que S.E. remite a su antecesor actual Virrey.

  En Soto recibe V.E. los cumplimientos de bienvenida de la villa de Córdoba que hacen dos regidores Diputados y los maceros y desde allí en adelante a infinito la gente que sale a dar los parabienes a S.E. haciéndose cada día más fina y visible la lealtad a su Soberano en persona del Virrey.

  En la Hacienda de los Virreyes, llamada así porque siempre han hecho mansión allí, hace noche S.E. y es festejado de los indios comarcanos con la danza que llaman de Montezuma y la Malinche primorosa y virtuosamente adornados. Al día siguiente en Cuapiaxtla es cumplimentado por el Cabildo Eclesiástico de Puebla recibiendo S.E. a los prebendados en aquella ceremonia que corresponde instruido por el Secretario de Gobierno de este y otros iguales ceremonias.

  Desde Cuapiaxtla va a dormir S.E. a Huamantla, jurisdicción de Tlaxcala, a donde viene a recibirle el Gobernador de aquella ciudad; como en Tlaxcala es la primera entrada pública a caballo y debe hacer S.E. en memoria de que fueron los que facilitaron la conquista de estos reinos, tienen aquellos naturales por distintivo honor el que sea su capital la primera que reciba en triunfo al Señor Virrey y creen que es desprecio el no hacerlo desde el conquistador Hernán Cortés hasta el Exmo, Sr. marqués de Cruilles inclusive no se ha dado el caso de que ningún virrey dejase hacer este ceremonial a excepción del actual virrey marqués de Croix, que se excusó a este ceremonial, a los demás y al de su entrada pública en México por motivos reservados a S.E., tendría no teniendo cabida las razones que dan algunos pocos afectos a las memorias antiguas de nuestra España diciendo que nuestro Rey ha mandado abolir estos honores distinguidos a sus virreyes han hecho estos leales vasallos pues en tal caso se hubiera hecho pública esta orden y genérica si hoy muchos la ignoran y por tanto pondré al pie de la letra cuanto yo observé en la entrada púbica que hizo el Exmo. Señor marqués de las Amarillas en Tlaxcala pues las demás subsiguientes en nada varían más que en el más o menos concurso y lucimiento.

  Para poder hacer S.E. la entrada en Tlaxcala antes de mediodía habiendo siete leguas que caminar aquella mañana desde Huamantla madruga mucho y va a almorzar a San Phelipe, pueblo inmediato a Tlaxcala en donde está la ciudad esperándole y un sinnúmero de gobiernos de indios con sus caciques distinguiéndose unos de otros por las insignias que traen de Glifos, Leopardos, Zorros de madera dorados y puestos sobre unos palos cargados y sobre los hombros puestas las tilmas de algodón blanco pintado de varios colores el escudo de armas de sus casas conservando la memoria de su antigua nobleza.

  La ciudad presenta a S.E. un caballo hermoso y ricamente enjaezado, otro al caballerizo y otro al paje que llaman Guión, ha de llevar arbolada el Guión o estandarte de terciopelo carmesí que tiene a un lado bordadas las armas reales y al otro las del Señor Virrey. Unos la traen ya hecha de España y otros lo mandan hacer a Puebla luego que llegan aquí.

  A cierta distancia de Tlaxcala está el Gobernador y Regidores y los Gobernadores de Indios con sus caciques que traen sus insignias, músicas, chirimías y sobre los hombros puestas las tilmas blancas en que traen grabados escudos de armas, divisas de sus antepasados, allí monta S.E. a caballo para entrar en la ciudad con el orden siguiente:

  Por delante va un numeroso concurso de pueblo e indios con sus danzas bailando. Siguen los batidores con espada en mano y a estos el paje Guión a caballo con el estandarte. Luego en dos filas van los regidores y gobernadores tanto de indios como de la ciudad todos a pie teniendo una cinta que pende en el bocado del caballo del Señor Virrey con la distinción que la cinta que corresponde al lado derecho llevan los caciques y gobernadores indios por ser función en que ellos son preferidos al gobernador y regidores españoles. Así conducen a V.E. que va a caballo y un poco detrás al lado izquierdo sigue el caballerizo también a caballo, teniendo en la mano derecha un quitasol en ademán de abrir al Señor Virrey, después sigue la comitiva y la caballería, espada en mano, tambor batiente, y así caminan por la calle real que toda está adornada de colgaduras, arcos de flores y la tropa de milicia del partido formada en valla, arma presentada, que con el ruido de tambores, músicas y repique de campanas hace la más deleitosa vista y mueve a ternura los corazones considerando que unos vasallos que jamás ven la cara del Soberano, recuerdan los triunfos de sus conquistas haciendo ostentación de su lealtad con el júbilo y respeto que reciben a su Virrey en quien consideran depositada la regia potestad para que con amor de hijos y de leales vasallos los mire S.E. y atienda a el alivio de sus miserias como hiciera el mismo piadoso augusto Monarca que a todos felizmente manda.

  En medio de la calle Real inmediato a la plaza está formada una portada o Arco Triunfal todo hecho de bastidores y lienzos en que está pintado escenas militares, trofeos, jeroglíficos y el retrato del nuevo Virrey puestos sus elogios en versos latinos y castellanos una descripción hace ver que está allí inmediato puesto sobre un tablado deteniéndose S.E. y deteniéndose la comitiva a oírle y así que concluye, abren las puertas y con repetidas voces de viva el Rey, entra el Señor Virrey en triunfo y sigue con el mismo orden hasta la puerta de la iglesia mayor donde se apea y entra a dar gracias recibiéndole como ya se ha dicho de Veracruz pues es en general en todas las iglesias y conventos. Vase después a su habitación que es el Palacio. Desde Palacio hasta la Puerta de México y fuera de la Puerta de la izquierda está formada en Batalla la Caballería que hubiere en la guarnición con S.E. va una una compañía de Dragones completa de oficiales. Tambor va anticipándose el Teniente dos días con el itinerario para hacer los alojamientos según la clase de sujetos que van en la comitiva cuya instrucción recibe de mano de S.E. con las demás órdenes que tuviere a bien darle.

  Desde el tiempo de la conquista hasta el presente no se ha dado el caso de que los señores Virreyes dejen de ir a México por el camino o derrotero que sus antecesores mayormente por que las entradas públicas que hacen a caballo en varias partes y otras muchas ceremonias recuerdan la gratitud a los moradores de los pueblos que ayudaron a la conquista concediéndoles varios fueros y privilegios por los Reyes de España desde la majestad del Rey Católico y Emperador don Carlos V y que el honor que a sus Virreyes hacen estos naturales aumentan la veneración y fidelidad al Soberano de cuya vista siempre carecen solo el Exmo. Señor marqués de Croix, actual Virrey no quiso seguir por el camino que sus antecesores  y fuese derecho a México que por si se da el caso que otro Virrey quiera hacer lo mismo pondré co distinción los dos caminos y distancias para ir a México."



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada