sábado, 1 de septiembre de 2012

El turismo en México durante el sexenio de Avila Camacho

La complicada década de los años cuarenta del siglo XX había comenzado, para 1 de diciembre de ese año es el General Manuel Ávila Camacho quién asciende a la silla presidencial. Dentro de los muchos planes que tiene, el Turismo está incluido, o, al menos, las largas visitas de extranjeros que, debido a la Guerra que ya hacía estragos en Europa, huían de sus países en conflicto. Durante su Primer Informe de Gobierno, el 1 de septiembre de 1941, manifiesta que: 

"El Turismo ha sido considerado en su doble aspecto como fuente de ingresos económicos y como medio para el desarrollo del espíritu de cooperación Interamericana. El tipo de cambio internacional y las condiciones anormales de Europa, han sido factores aprovechados para atraer hacia México una corriente de Turismo cada vez más importante. Se han realizado los preparativos necesarios para el Segundo Congreso Interamericano de Turismo en esta capital en el transcurso del presente mes. Se establecieron agencias turísticas en las ciudades de Nueva York, San Antonio, Los Ángeles y Tucson, con el objeto de orientar hacia nuestro país los contingentes de turistas norteamericanos y de distribuir y divulgar el material destinado a describir los atractivos de México". (1)


 Desde entonces, y aun antes, luego de la experiencia del Casino Agua Caliente en Tijuana, el de Rosarito Beach en Rosarito, el del Playa en Ensenada, todos en el entonces territorio Norte de Baja California, estaba bien determinado que el principal mercado que México tenía para el Negocio del Turismo era el de los Estados Unidos, el cual, a principios de los cuarenta aun no estaba en Guerra pero se preparaba para ello. Esto se ve reflejado en lo que el presidente Ávila Camacho informa en 1942 a la nación:

"Diversos estímulos han sido acordados al turismo interior y se ha realizado una intensa publicidad fuera del país en un esfuerzo por compensar los efectos que tiene sobre nuestra economía la restricción de los viajes debido a la guerra". (2)

Fue entonces que, por primera vez, el turismo organizado voltea a ver al mercado nacional, el cual, si bien no numeroso, sí tenía la posiblidad de prosperar. (Foto de la familia Nava en Acapulco, 1940, pasando sus vacaciones.)

En buena medida Lázaro Cárdenas había promocionado las bellezas que el estado de Michoacán tiene, esto durante su mandato (1934-1940), poniendo en operación el hotel Posada de Don Vasco en Pátzcuaro y creando el Parque Nacional de la Tzaráracua en Uruapan (el que vemos en la foto). Por otro lado, el flujo de visitantes hacia Acapuclo crecía, al igual que, en menor número, hacia la muy lejana Yucatán y sus enormes riquezas arqueológicas.


Acapulco comienza a ser uno de los puntos más atractivos para los turistas, en la foto, la alberca del Hotel Las Americas en Acapulco, 1940. Ávila Camacho tiene que afrontar la declaración de guerra a Italia y Alemania, la crisis del campo, la migración de trabajadores a los Estados Unidos, es decir, el inicio de lo que conocemos como braceros, pero, por el lado amable, sigue promoviendo a México como el sitio ideal para pasar las vacaciones. En el Tercer Informe de Gobierno así lo manifiesta:

"El turismo internacional goza de favorable aumento debido a la eficiente propaganda, en la que ha cooperado, con particular empeño, el Coordinador de Relaciones Interamericanas del Gobierno de los Estados Unidos de América; tanto por lo que hace a los habitantes de este país, como de Cuba y Centroamérica. El Turismo interior, convenientemente orientado, ha seguido siendo vehículo eficaz para afianzar la unidad mexicana". (3)

 El mundo comenzaba a entrar en paz, y a rehacer la vida tranquila, cosa difícil de lograr en Europa que se encontraba debastada, en México, por fortuna, fuera de los bombardeos a los buques petroleros en el Golfo de México no hubo más conflictos, por consecuencia los visitantes sabían que contaban con la seguridad de encontrar un territorio inmerso en la tranquilidad. Para 1945, nuevamente en su Informe de Gobierno, esta vez ya e quinto, el presidente menciona:

"Se reunió en esta capital la Convención Nacional de Turismo para estudiar los problemas concretos que la industria presenta. Entraron al país ciento treinta y cuatro mil turistas, los que, según estimaciones hechas, invirtieron en sus visitas más de ciento ochenta millones de pesos. Con las medidas que el Gobierno dispone a tomar, es seguro que esta industria alcanzará en el tiempo de la postguerra un desarrollo más importante" (4)

Pero esta tanquilidad que se vivía en México atrajo a muchos extranjeros no solo a venir como turistas, sino a quedarse a vivir aquí, es por eso que se tiene que revisar la Ley General de Población. El Turismo comenzaba a ser un negocio que dejaba grandes ganancias, ya para el último Informe de Gobierno de Ávila Camacho, el 1 de septiembre de 1946, da cuenta de ello:

"Una intensa corriente de visitantes extranjeros, especialmente norteamericanos, alcanzó el más alto nivel que registra el movimiento de Turismo. El Gobierno de la República ha concedido especial importancia a las labores de propaganda, publicidad y difusión cultural". (5)

México estaba ya preparado para colocar su primer destino de playa en la Geografía internacional: Acapulco.

Este poster que publicó el Departamento de Turismo en conjunto con la Secretaría de Gobernación y la Asociación Mexicana de Turismo me parece de lo más emblemático pues utiliza una de las frases que más se divulgó en los Estados Unidos durante el tiempo en que participaron en la Segunda Guerra: Victory!, en donde claramente le mensaje que muestra México es que "va por la misma victoria", en este caso, la misma que los vecinos del norte perseguían.

Para leer una interesante crónica de viaje a México durante los años de la II Guerra, entra aquí:
 http://www.ticovision.com/cgi-bin/index.cgi?action=viewnews&id=9581

Para leer sobre la historia del turismo en Yucatán, entra aquí:
 http://historiadelturismoenyucatan.wordpress.com/

American Airlines inicia operaciones a México en 1942, son dos ciudades a las que sirve: Monterrey y México. Para 1946, concluida la guerra, pone a disposición de público el más nuevo de los aviones, concebido para transportar soldados desde los Estados Unidos a Europa, ahora lo hacía con turistas hacia México, era el DC6. En este anuncio podemos ver cuales eran las estrategias de venta y cuales los problemas que México enfrentaba. "Esa vacación en mitad de inverno que tiene en mente a México, esta a tan solo una línea de bandera de distancia. Imagine -solo pocas horas abordo del lujoso DC6 "Flagship" y estará en México. Pesca... baños en la playa... excursiones y la alegre vida nocturna son solo algunas de las actividades que le espera. La reciente devaluación  del peso ha aumentado el valor de sus dólares al "sur de la frontera", así que planeé ya ese receso de invierno ahora. Solamente los aviones de insignia van a través de México".

Enlaces:

Todo lo que aparece en letra cursiva lo tomé de los informes rendidos por el presidente Ávila Camacho a lo largo de su sexenio del sitio www.biblioteca.tv

1 comentario:

  1. MUCHISIMAS GRACIAS POR LA INFORMACION, MUY UTIL

    ResponderEliminar