viernes, 14 de septiembre de 2012

¿Qué tanta memoria hay de don Porfirio Díaz?

Hace un año lo dije y hoy lo vuelvo a decir: Felicidades don Porfirio! De todos (creo) es sabido que él nació, casualidades de la vida, un 15 de Septiembre, era el año de 1830, es decir, hace 182 años. Nació 9 años luego de consumada la Independencia y nació cuando Anastacio Bustamante era el Presidente de México. Cuando tenía 3 años, Antonio López de Santa Anna llegó a la presidencia del país... la primera de las diez veces que llegó a tomar la silla. Don Porfirio llegaría a la presidencia, por primera vez, el 21 de noviembre de 1877, cuando tenía 46 años (mismos años que tendrá Peña Nieto al tomar la presidencia). De don Porfirio quienes descienden de la aristocracia le guardan un grato recuerdo, quienes descienden del pueblo lo han vilipendiado, pero la mayoría de los actuales mexicano ni siquiera se acuerdan de él y solo hablan por rebote. Él junto a Hernán Cortés, Iturbide y Santa Anna son los personajes de la Historia de México que entran en el paquete de los villanos y, por consecuencia ni calles, ni pueblos, ni ciudades, llevan su nombre. Tampoco se les levantan monumentos. Quizá Iturbide fue medianamente exonerado durante el Bicentenario, pero a don Porfirio no se le ha hecho justicia aun. Bueno.... eso pensamos, pero veamos que hay con la memoria de Don Porfirio Díaz.

Una vez, caminando por el centro de Tarimoro, en el estado de Guanajuato, encontré una calle que lleva el nombre de Porfirio Díaz, se me hizo curioso, pues pensaba que era de los nombres "prohibidos". 

Seguramente las letras que hay en este mapa Guanajuato de principios del siglo XX son demasiado pequeñas y no lo notas, pero hubo una ciudad, todo un municipio, que llevó el nombre de Porfirio Díaz, se ubicaba al norte de San Miguel de Allende y al sur de San Luis de la Paz, era el Mineral de Pozos, el cual fue nombrado así en 1894 en honor al presidente de México.

En el caso del monumento a Miguel Hidalgo en Dolores Hidalgo hay algo que nos remite a los vilipendiados, uno de ellos, que no anoté en la lista, es Maximiliano de Habsburgo, en este caso, Maximiliano de México, pues de aquí fue Emperador. Él fue quién hizo guardia de honor el 16 de septiembre de 1864 en la casa donde vivió el cura Hidalgo, fue allí que giró la orden de localizar a los parientes de don Miguel para ver sus rasgos y hacer un retrato, lo más aproximado, que nos dijera como había sido físicamente. Un año antes, Benito Juárez, también en Dolores, ordenó se levantara el monumento a Hidalgo, pero, dadas las circunstancias de enfrentamiento entre Liberales y Conservadores, solo quedó en decreto, el cual hizo realidad don Porfirio. Esta es una de las muchas placas que rezan el nombre del vilipendiado presidente Díaz que nos dice lo mucho que el mandó construir.

En la frontera norte, lo que hoy conocemos como Piedras Negras, en el estado de Coahuila, llevó también el nombre de Ciudad Pofirio Díaz. En esta antigua fotografía que nos muestra el puente internacional que pasaba sobre el Río Grande y que  entraba a la ciudad que ese nombre llevaba. 

Quizá recuerdes que en un artículo que hace poco publiqué sobre Chapala, Jalisco, veíamos allí que era a este sitio a donde don Porfirio Díaz solía tomar sus vacaciones de Semana Santa, pues bien, encuentro esta foto de Fernando Barrientos de la placa de la calle que lleva su nombre. Pero no terminan allí, calles con el nombre de Porfirio Díaz las hay en Oaxaca, ciudad de México (por el Parque Hundido), ciudad Netzahualcóyotl, en San Dionisio Yauhquemahcan, Tlaxcala; en El Triunfo, Tabasco; en Tlajomuclo de Zúñiga, Jalisco; Sabinas Hidalgo, Nuevo León....

En Monterrey hubo un monumento a don Porfiro Díaz, la fotografía de época que vemos era la que lo recordaba en la que era (creo) la Alameda, para más datos, puedes entrar en el enlace de donde tomé la foto:  http://juancrouset.blogspot.mx/2012/06/fotos-de-la-alameda-y-una-fuente.html

Hay más calles, en más ciudades, que con su nombre recuerdan a Don Porfirio Díaz, en Guadalajara era una Avenida, por el rumbo del centro, no sé si siga llevando el nombre o no, igual que en Zapopan, Jalisco. En Salamanca, de donde soy originario, hubo una calle Porfirio Díaz, era por donde pasaban los tranvías desde la estación hasta el centro del pueblo, en la actualidad se llama calle Obregón. Con esto deduzco que en su tiempo, en todo pueblo y ciudad de México hubo una calle que llevaba su nombre.

Tras renunciar, Díaz y su familia comenzaron a empacar sus cosas para retirarse al exilio, en París, Francia. Tras despedir a sus antiguos sirvientes pagándoles en monedas de oro, la familia Díaz se marchó a la estación de trenes de Santa Clara, al sur de la capital. El general de división Victoriano Hueerta fue el encargado de escoltar la caravana hacia Veracruz, de donde tomarían un buque de vapor a La Coruña. El 26 de mayo, Porfirio y Carmen Romero Rubio, acompañados de los hijos del general —a excepción de Amada— y de las hermanas de Carmen, salieron rumbo al puerto de Veracruz. En el trayecto, la mañana del 27 de mayo, poco antes de llegar a la ciudad de Orizaba, el tren fue atacado por bandoleros, que sin embargo fueron repelidos por las fuerzas federales de Huerta, y lograron capturar a más de la mitad de los asaltantes. Al llegar a Veracruz, la noche de ese mismo día, y contrario a lo sucedido en otras partes del país, los Díaz fueron recibidos con banquetes, cenas, bailes y fiestas en su honor. Finalmente, la mañana del 31 de mayo, a bordo del buque alemán "Ypiranga", Porfirio Díaz y su familia abandonaron el país. (Wikipedia)

El 2 de julio, finalmente, ya había perdido la palabra y la noción del tiempo. Su médico de cabecera fue llamado al mediodía, y a las seis de la tarde con treinta y dos minutos —hora de Francia—, José de la Cruz Porfirio Díaz Mori falleció a la edad de ochenta y cuatro años. Fue enterrado en la iglesia de Saint Honoré l'Eylau, y el 27 de diciembre de 1921 sus restos fueron trasladados al cementerio de Montparnasse en París. Cuando Carmen Romero Rubio volvió al país en 1931 dejó sus restos en Francia. Desde el año de 1989 se han expresado intenciones de regresar a México los restos de Díaz, sin que hayan conseguido resultados. (Wikipedia) La fotografía pertenece a Felipe Bachomo.

En resumen: ¡Felicidades, don Porifiro! mañana (15 de septiembre) será su cumpleaños, además también su santo.

En este mapa de los primeros años del siglo XX aparece claramente anotada la ciudad que llevaba el nombre de Porfirio Díaz.

 Pero no nos preocupemos,el mismo don Porfirio se encargó de crear una memoria a través de los muchos retratos que se mandó hacer, a continuación apenas una muestra de ellos...




5 comentarios:

  1. Pienso que cualquier villano de México que haya sido capaz de traer tantas obras de progreso y belleza, ya me merece solo por eso un respeto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Villano villano, lo que se dice villano, dudo mucho que lo haya sido, él simplemente ejercía el poder. Que lo haya ejercido de una forma que nos han educado a pensar que no es la correcta, entonces sí que lo es. El día que revisemos a fondo los hechos de cada Presidente de la República tendremos entonces el catálogo de villanos, manteniendo tu idea. Saludos

      Eliminar
  2. A eso me refiero, que no me parece un villano, solo que como se le cataloga en esa lista, pensé que con toda la evolución que en su momento hizo posible para México, de seguir nombrado así, ya merece un respeto aquel que consiguiera lo que él hizo.
    Coincido contigo.

    ResponderEliminar
  3. El mejor Presidente que México a tenido, un verdadero caudillo que en innumerables veces vistió de gloria las armas nacionales y que decidió dimitir su mandato antes de seguir derramando sangre mexicana y trastocar la imagen de nuestro país

    ResponderEliminar
  4. En San Nicolás de los Garza, Nuevo León, que es un municipio integrado en el área metropolitana de Monterrey, existe una calle Porfirio Díaz en el primer cuadro. De una vez les comento que en el mismo municipio existe una calle Iturbide. Y creo que nadie se ha quejado nunca. En mi opinión, ambos de merecen ese honor.

    ResponderEliminar