miércoles, 23 de marzo de 2011

El barco varado de Cabo San Lucas

"A diez kilómetros de Cabo San Lucas, rumbo a San José del Cabo, se encuentra un lugar que se llama "El Zalatito" y hoy se conoce como "El Barco Varado". El nombre se debe a que el 28 de agosto de 1966, se registró un naufragio de la embarcación pesquera de nombre "Inaru-Maru" de 500 toneladas, de nacionalidad japonesa, que desde Tokio vino a pescar a la altura de Manzanillo, Colima, en el Océano Pacífico. Su tripulación tuvo la idea de pasar la Navidad en su lejana patria, ya tenían algo de producto enlatado y carga cercana a las 300 toneladas de atún y otras especies.

Trazaron el rumbo y al reconocer el Cabo Falso, se confiaron en el timón eléctrico. Toda la tripulación se recogió en los camarotes. Un ciclón los sorprendió y cambió la dirección de la nave y encalló en las rocas de "El Zalatito". La tripulación tuvo suerte al saltar a los peñascos, sin registrarse ninguna pérdida humana. Desde esa fecha, los vecinos le cambiaron el nombre al rancho por el de "Barco Varado".

El señor Tomitaka Sanay, quien se consideraba sudcaliforniano con noble familia, actuaba como Cónsul de su patria, les ofreció su casa que se situaba en la calle de Doblado de la popular colonia 5 de febrero. Ofrecimiento que sus paisanos aceptaron gustosos y estuvieron 15 días con su gentil anfitrión. Los japoneses festejaban su estancia con canciones, acompañadas con palmadas a su estilo. Los náufragos fueron visitados por los vecinos que se divertían y les ofrecían su amistad desinteresada..." (1).

Hasta aquí lo que don Fernando I. Cota Sández nos cuenta sobre la razón por la cual esa playa que ahora se ubica justo en las inmediaciones de uno de los tantos afamados Campos de Golf que hay en Los Cabos lleva ese nombre. La fotografía fue publicada en una edición de la revista México Desconocido en los años ochenta del siglo pasado, se observa aun bien definido lo que fuera el barco pesquero japonés, el tiempo y el mar han hecho su trabajo y ahora son solo vestigios los que quedan de la nave. Del que fuera Cónsul japonés, don Tomitaka Samay, tenemos mucho que hablar, como aquella vez que en plena Segunda Guerra mundial fue trasladado a la ciudad de México para evitar cualquier tipo de infiltración de la información que entonces circulaba incluso por esta apacible zona del mundo...

..


Fuente:
Cota Sández, Fernando I. Relatos, anécdotas y forjadores del Municipio de Los Cabos. Editorial Tribuna, San José del Cabo, 1996.

4 comentarios:

  1. Soy nieta del sr tomitaka sanay en mi familia se encuentra una fotografía con la tripulación del barco, en el sushi Nikko se encuentra en exposición la foto, felicidades por el blog!

    ResponderEliminar
  2. Emiko, estoy haciendo un reportaje sobre este barco, no tienes un foto digitizado del los tripulantes?, my puedes contactar con este correo, vince@sancarlos.tv

    ResponderEliminar
  3. Emiko, conozco a tus tíos y tías, Chicha, Betito, Tonka, Norma, somos vecinos y amigos de Doña Sumiko,(epd), la fam. Burgoin, me toco estar en uno de tantos convivios q tu abuelo le brindo a la tripulación, tendría 5 años y lo recuerdo perfectamente, todos vestidos de blanco, con gorra me parece, riendo y platicando todos al mismo tiempo. Me sorprendo como los recuerdo teniendo esos años, pero así es, y me daría mucho gusto q me proporcionaras una foto enviandola a mi correo materialesrosarito@prodigy.net.mx, mi nombre Ing. Fernando Burgoin (conocido por tus tíos y fam. Como -Nando-)
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  4. vean esta imagen del barco recien varado aun esta completo imagen sorprendente http://inarumaru.wordpress.com/2011/10/21/1966-el-zalatito-puro-metal-oxidado-el-metal-se-transforma/#jp-carousel-5

    ResponderEliminar