viernes, 25 de marzo de 2011

Fotografías antiguas de momentos insólitos en diferentes lugares de México y Baja California.

Es indudable que a todos aquellos, los que gustamos de la Historia, nos sintamos atraídos por las fotografías antiguas. Esta atracción sucede, principalmente, hacia los lugares de donde somos originarios o los que conocemos, así podemos dar cuenta del crecimiento físico de la población y del cambio de las costumbres. La escena que ahora vemos viene de finales del siglo XIX, cuando se estableció la mojonera que marca el límite de los territorios mexicano y estadounidense. Este es el mojón número 258, el último, considerando que el primero está en el rumbo de las playas de Bagdad en Matamoros, Tamaulipas, aquí estamos en Tijuana, cuando aun no se llamaba así, sino era la incipiente colonia Zaragoza. En la actualidad, a pocos metros de allí es donde la plaza de toros se levanta.


Ahora nos vamos al sur de la península de Baja California, a un pueblo minero llamado Real de San Antonio, en las cercanías de El Triunfo, lugar que fue la capital del territorio a mediados del siglo XIX y que fue la población más numerosa de toda la zona en aquellos tiempos y lo que vemos son los contenedores de cianuro, es decir, veneno puro. De todo esto, hasta donde buenamente tengo entendido, no queda nada, unos japoneses que pagaron al Gobierno mexicano, se llevaron todo lo que había de fierro en los años treinta del siglo XX. La fotografía viene del libro de J.R. Southworth, Baja California Ilustrada. Otra vez nos vamos al norte de la Baja California, a la llamada "Cenicienta", Ensenada en donde hubo, en alguna época (desconozco si aun las hay) salinas, y aquí vemos como eran transportado el producto la fotografía viene del archivo histórico de la Universidad de San Diego.



Ahora estamos en la ciudad de México, en plena ebullición del fervor patrio propio del Centenario de 1910, una recreación de lo que se consideraba una escena netamente azteca, según los patrones de la época. La fotografía viene del catálogo de la exposición fotográfica que una vez hubo en el Museo Nacional de Arte, al parecer de autor desconocido. Pero recordemos que en la época Porfiriana las fotografías artísticas eran postales para saludar a los amigos en fechas especiales, en este caso los 100 años de la Independencia.


Y otra vez nos vamos a Tijuana en donde comprobamos la antiguedad de la idea de disfrazar a los burros de cebras... eso solo puede pasar en Tijuana. Estamos en la que fue durante muchos años la más popular calle de la ciudad fronteriza, la Avenida Revolución, mejor conocida como la Revo. Por los autos presumo que es de los años treinta del siglo XX.



De vuelta en la fascinante ciudad de México, años cuarenta, tal vez, cuando estaba en construcción el Hotel del Prado, ese donde estaba la monumental obra de Diego Rivera "Un Domingo en la Alameda", este edificio fue uno de los tantos que colapsaron cuando el terremoto de 1985, en la actualidad ni su recuerdo queda, y el mural de Rivera fue trasladado a un digno recinto frente a lo que luego se denominó Plaza de la Solidaridad.



Seguimos en la ciudad de México, año de 1957, otro temblor, este se hizo célebre debido a que, entre los daños causados el que sin duda más sorprendió fue la caída del Ángel de la Independencia, aquí podemos notar la dimensión que tiene el ángel comparándola con la escala humana.


Uno de los tantos accidentes que las aeronaves nacionales sufrieron, no siempre documentados para evitar el pánico entre los viajeros, fue este sucedido en 1960 en el cerro del Tepozmayo, municipio de Juchitepec, Estado de México; en el siniestro murieron 13 personas, entre ellas el capitán Rebollo.



En el siniestro de Tepozomayo fue un avión de la Compañía Mexicana de Aviación el que sufrió el fatal incidente, al parecer se trataba de un DC-3. Las fotografías vienen del Heraldo de Aguascalientes, edición del 15 de septiembre de 1960.



De nuevo estamos en la zona minera de El Triunfo y Real de San Antonio en la Baja California Sur, la fotografía viene de un catálogo elaborado por el INAH en los años setenta del pasado siglo, de esta construcción no tengo idea si aun sigue en pie, por su particular forma lo recordaría bien, y no me viene a la memoria haberla visto en mis incursiones al fascinante pueblo de El Triunfo, el cual, sí te gusta leer El Bable, en El Triunfo llegarás, practicamente, al paroxismo.


Y para finalizar este viaje por el tiempo, nos vamos a un monumento emblemático, a un momento importantísimo, por lo tanto olvidado de la memoria colectiva, como, por desgracia, suele suceder en nuestro país. Estamos viendo el monumento al águila, en un estilo por demás vanguardista para 1983, cuando fue inaugurada la carretera transpeninsular, la que va de Cabo San Lucas a Tijuana. El monumento se levanta en el paralelo 28 que es donde se dividen los estados norte y sur de la Baja California, a fecha, 2 de diciembre de 1983, justo luego del Informe de Gobierno, creo el tercero, de Luis Echeverría Álvarez, consecuentemente la carretera oficialmente se llama Benito Juárez, pero se le conoce mejor como Transpeninsular.

2 comentarios:

  1. Muy buenas fotografías, esto es historia pura de tiempos hermosos, que nos deben de hacer reflexionar, cuál es el futuro que deseamos para nuestro querido México, gracias.

    ResponderEliminar
  2. EXCELENTE DOCUMENTAL PERO UNO SE QUEDA CON GANAS QUE ESAS HISTORIAS Y FOTOGRAFIAS NUNCA SE TERMINEN FELICIDADES OJALA PUSIERAN O AMPLIARAN MAS ESTE FENOMENO. ISABEL NAVIDAD, MEXICALI, BAJA CALIFORNIA, ORGULLOSAMENTE HIJA ADOPTIVA!

    ResponderEliminar