martes, 8 de marzo de 2011

El Camino Real de Tierra Adentro a su paso por Ojocaliente, Zacatecas.

Ojocaliente, como te lo comentaba, es el punto estratégico para pasar algunas noches y desde allí desplazarse a los puntos más interesantes que la región guarda. Hemos visto ya lo que hay al sur de allí, que es el pueblo de San Francisco de los Adame, hoy Luis Moya; la ex Hacienda de San Pedro Piedra Gorda y al poniente fuimos ya a la ex Hacienda de El Carro, ahora nos dirigimos rumbo norte no por la Panamericana, (la 45) sino por el camino vecinal que nos lleva a las comunidades de Tlacotes y Palmilla. Recordando que Tlacotes era aun en el siglo XIX parada de la Diligencia de México a Zacatecas.

Vemos la parroquia de Ojocaliente desde la parte de atrás.

“Inmediato a la apertura del Camino Real de Tierra Adentro en el valle de Ojocaliente, a mediados del siglo XVI, la respuesta por parte de los chichimecas no se hizo esperar, pronto invadieron los caminos, asentamientos y los campos mineros. Los primeros ataques se registraron en las inmediaciones de Tepezalá, siendo los zacatecos quienes embistieron a unos tarascos que transportaban mercancías. Al poco tiempo se suscitaría otro ofensiva cerca de Cieneguilla del Monte, tres leguas antes de Zacatecas, muy probablemente en las lomas de Palmillas”.

Este es el monumento a la Bandera en Ojocaliente, Zacatecas.

“Las constantes escaramuzas entre colonizadores y naturales en el valle de Ojocaliente, convertiría el lugar en uno de los puntos más peligrosos del Camino Real, frecuentemente los convoyes de mineros, evangelizadores, comerciantes y militares eran atacados. Con base en la Información acerca de la rebelión de los indios Zacatecas y Guachachiles a pedimento de Pedro Ahumada Sámano, en donde señala lo siguiente:

“…e ansy mismo quemaron los dichos yndios la estancia de tepeçala que es de diego de ybarra e mataron a domingo deba mayordomo del dicho diego de ybarra y a maella su sobrino y quel mismo tienpo a tres leguas e media destas minas donde dizen las palmillas salieron a una quadrilla de carreteras e mataron a pedro cano carretero e a un frayle sacerdote que se dezia fray juan de tapia e hirieron muy mal a diego delgadillo alcalde mayor de tequaltiche e a salazar le quebraron un ojo e hirieron e mataron gran cantidad de yndios…”.

Indudablemente que desde aquí respiramos el aire y ambiente propio del norte de México.

“A cuatrocientos años de haberse librado en esta región la guerra chichimeca y poco más de cincuenta que se dejó de transitar por el Camino Real de Tierra Adentro, -debido a la apertura de la carretera panamericana-. Los testigos arquitectónicos que han sobrevivido el paso del tiempo son la Hacienda de Tlacotes, Hacienda del Refugio y el camino empedrado de Palmillas, que constatan la importancia que por más de trescientos años tuvo el Camino Real.

Y en sus tiendas vemos justo lo que por acá se requiere, todo lo necesario para el trabajo en el campo.

“La estrategia de los colonizadores para detener los ataques a las caravanas fue colocar guarniciones militares en el Camino Real, construyéndolos de forma paralela a las fortificaciones prehispánicas.

En lo que corresponde al valle de Ojocaliente, fueron instalados dos presidios uno en el paraje de Palmillas por el Capitán Juan Domínguez y otro en el Cuicillo por instrucciones de Pedro de Ahumada. Cabe señalar que el presidio era una guarnición en medio de caminos, su carácter era defender y vigilar el tránsito de los viajeros, eran fuertes pequeños, cuadrados, de adobe, con zona habitacional hasta para 12 soldados y dos viajeros, establo con suficiente espacio para la misma cantidad de animales y un pequeño patio al centro”

Restos del Camino Real cercanos a Palmillas, otro Patrimonio de la Humanidad.

El presidio de Palmillas fue construido cuatro leguas al sur de Zacatecas, en un punto que era considerado uno de los más peligrosos de toda la ruta puesto que ahí los chichimecas acostumbraban atacar las caravanas españolas e incluso dando muerte a personajes como Fray Juan de Tapia en la segunda mitad del siglo XVI. Del presidio no quedó huella, sin embargo, la población que surgió alrededor del presidio aún se encuentra de pie teniendo como característica principal sus casas, ya que fueron construidas a los costados del Camino Real que está orientada de norte a sur.

Refieren los actuales habitantes de Palmillas, que el presidio estaba ubicado al sur del arroyo colorado que atraviesa la población, propuesta que es factible considerando que en planos fechados a inicios del siglo XVII, hace referencia al traslado de carros situando a Palmillas hacia el sur de Santa Ana, localidades que al paso del tiempo se fusionaron para conformar la población de Palmillas, ubicada al noreste de Ojocaliente.

Dentro del catálogo del Patrimonio de la Humanidad, se incluyen también vestigios de mayor antigüedad, como lo son las pinturas rupestres en la cueva de Ávalos.

La representación del sistema del Camino Real de Tierra Adentro asentada en la Cueva de Ávalos en el Municipio de Ojocaliente, es un elemento excepcional que nos permite un acercamiento a la cultura indígena de la postrimería del siglo XVI e inicios del XVII. Que al atisbar el paso de los españoles por el Camino Real, se preocupó por una representación de lo que estaba ocurriendo en un espacio que era propio de esta cultura. Por tanto, nos permite comprender algunos elementos que nos dan nociones de cómo funcionaba el Camino Real.

La Cueva de Ávalos se localiza en la sierra de Tlacotes, en terrenos del ejido de Refugio, al poniente del antiguo mesón, que funcionó al tiempo que transitaban por el Camino Real de Tierra Adentro; la plata, mercancías y personas. Este sitio arqueológico está representado por manifestaciones grafico rupestres que fueron elaboradas durante la colonización española, y la constituyen motivos antropomorfos, zoomorfos y geométricos en color blanco.

Entre los motivos abundan los cuadrúpedos montados por antropomorfos, carretas jaladas por cuadrúpedos y un elementos que dado su trazo, bien podría representar el antiguo presidio de Palmillas, ubicado al noreste de la Cueva de Ávalos.

Registramos un diseño formado por un cuadrado, cuyas esquinas se conforman por círculos, el cual está elaborado con trazos de color blanco y en donde se aprecia la sobreposición de color negro sobre el blanco, lo cual nos remite a dos momentos distintos en la elaboración del diseño.

Un problema que enfrenta el arqueólogo es situar temporalmente la gráfica rupestre, aun cuando es uno de los pocos elementos arqueológicos que permanecen in situ. En el caso de la gráfica rupestre de la Cueva de Ávalos, es probable que fueran realizadas en época histórica considerando que hay representados elementos que en el período prehispánico no existían en la región. Tal es el caso de las carretas. Otro elemento es el color en que fueron elaborados, hay investigadores que señalan que el color blanco en la gráfica rupestre se utilizó en periodos tardíos:

En el mapa satelital vemos a Palmillas en la parte baja y el trazo en amarillo es el que llevaba el Camino Real de Tierra Adentro en su rumbo norte.

Así también, consideramos las etapas pictóricas y sobre posiciones existentes, las pinturas de color blanco pueden ubicarse temporalmente hacia el periodo final de las figuras rojas. Se continuaría utilizando el blanco hasta tiempos históricos, tal como se ejemplifica en los sitios El Tepozán, en Aguascalientes, y El Capulín, en Zacatecas (Valencia; 1999).

El Camino Real de Tierra Adentro, no sólo fue el medio que sirvió para el traslado de la plata o el vino, sino también el vinculo que permitió el intercambio cultural entre la capital del Virreinato y la Tierra Adentro. Bagaje cultural herencia de las presentes y futuras generaciones.

Y ahora en la terminal de Estrella Blanca para continuar nuestro recorrido por el Camino Real de Tierra Adentro en Zacatecas. Espero que lo que sigue sea otra maravilla, pero no se, algo anda mal por aquí…

Todo lo que aparece en cursiva fue el texto con el que amablemente el arqueólogo Isidro Aparicio Cruz está colaborando en El Bable.

2 comentarios:

  1. Soy Originario de la comunidad de Palmillas, es para mi, motivo de orgullo conocer la importancia y trasendencia de mi lugar de nacimiento, muchas felicidades por este tipo de materiales que nos enteran de nuestras raices, muchas gracias y ARRIBA PALMILLAS!!!! M.A.M.R.

    ResponderEliminar
  2. Estoy preparando una clase para mis alumnos, su información me fue muy valiosa Gracias

    ResponderEliminar