jueves, 3 de marzo de 2011

Hacienda de La Punta, municipio de Cosío, Aguascalientes. Las haciendas abandonadas en México.

Estamos en la parte norte del estado de Aguascalientes, a unos 15 kilómetros al norte de Rincón de Romos y unos 10 de Cosío, tal vez sean menores las distancias, pero algo que normalmente no hago, es aprenderme que tan distante está una cosa de la otra, la forma en que mido es dependiendo de que tan frecuente hay servicios públicos de transporte y cuanto tiempo tienen programado en recorrer esa distancia… así que, unos 4º minutos de camino saliendo de Rincón y estamos en la hacienda de La Punta… casi, casi a punto de llorar, al ver las condiciones en que está esta verdadera maravilla.

¿Qué pasó aquí? Como que esa es la pregunta. Si pensamos que ahora tenemos tan solo 60 sitios como Patrimonio de la Humanidad relacionados al Camino Real de Tierra Adentro y, esta hacienda, era una de las miles que había a lo largo del camino y son solo una docena las que fueron incluidas en el catálogo. Tenemos 988 en pésimas condiciones, La Punta es una de ellas.

Sí don Miguel Hidalgo, que por cierto, cerca de aquí pasó, hubiera tenido una idea de país, esa revolución de Independencia nos hubiera conducido a un mejor país y, si los revolucionarios, los de 1901, también hubieran tenido una idea de país, otra cosa seríamos… y una de las consecuencias de una y otra revolución fue la destrucción de la planta productiva, primero las minas, luego las haciendas.

“Lo primero que salta a la vista es la desaparición de los antiguos latifundios, el fraccionamiento de algunas de las más grandes haciendas y la consolidación del grupo que formaban los propietarios medianos. El mayorazgo de Ciénega de Mata, por ejemplo, que abarcaba 360 000 hectáreas repartidas entre los estados de Jalisco, Aguascalientes y Zacatecas, se repartió en 1861 entre los hijos del señor José María Rincón Gallardo. Al mismo tiempo, los ranchos formados en el llano del Tecuán, en tierras pertenecientes al mayorazgo, fueron vendidos a sus arrendatarios. En menor escala lo mismo sucedió en el norte del estado, en donde el parcial fraccionamiento de la hacienda de San Jacinto favoreció el desarrollo de fincas como La Punta y Mesillas. En Calvillo la única gran hacienda que se conoció, la de San Diego de la Labor, también se fraccionó, surgiendo en su lugar propiedades como las de San Tadeo y Primavera.

Ello no quiere decir; sin embargo, que las grandes haciendas hayan desaparecido del todo y que el acceso a la tierra se haya generalizado. La concentración de la tierra en pocas manos siguió representando un gran problema, uno de los que provocaron el estallido de la Revolución, pero no tuvo en Aguascalientes las características tan explosivas que tuvo por ejemplo en Morelos, estado en el que las haciendas productoras de caña de azúcar libraron una guerra a muerte con los antiguos pueblos de indios, a los que despojaron de sus tierras y privaron de las aguas con las que tradicionalmente hacían sus riegos.

Hechas estas aclaraciones, que es muy importante tener en cuenta, podemos recordar que a fines del siglo XIX había en Aguascalientes unas treinta haciendas que acaparaban la mayor parte de las tierras y que abastecían de maíz, trigo, frijol y otros productos los mercados. Las más importantes eran las de El Saucillo y Pabellón, en el municipio de Rincón de Romos; Palo Alto, La Cantera, San Bartolo, Jaltomate, Peñuelas y Cieneguilla, en el de Aguascalientes; San José de Guadalupe, Gracias a Dios y Chichimeco, en el de Jesús María; San Diego de la Labor, San Tadeo y La Primavera, en el de Calvillo; San Jacinto y La Punta en el de Cosío; Ciénega Grande, Pilotos y El Tule en el de Asientos; Mesillas en el de Tepezalá y Paredes en el de San José de Gracia.

La extensión de estas haciendas no rebasaba más que en unos cuantos casos las 20 000 hectáreas, que no eran nada comparadas con los cientos de miles de hectáreas que tenían las grandes haciendas del norte del país, pero que eran muchas comparadas con la extensión que alcanzaban las fincas rústicas en el centro del país. Lo que hay que tener en cuenta es que, cuando hablamos de propiedad territorial, junto con la extensión tenemos que considerar otras variables o aspectos, como la densidad de población, la calidad de las tierras y la disposición de aguas para el riego”.

Bendita Revolución, bendito reparta agrario, esas fueron, en buena medida, las razones para que estos magníficos edificios que conocemos como haciendas se hayan perdido para siempre y solo encontremos los cascarones de las mismas. Hace poco te contaba de los cuidados que debes tener al caminar por estos espacios abandonados que se han convertido en letrinas… aquí tenemos, lamentablemente, uno más.

Esta vez sí que me dio tristeza. Pensar en cuanta cosa no habrá pasado allí, imaginar en sus momentos de esplendor los edificios con vida, llenos de gente, del trajín habitual de una hacienda: peones, caballos, gallinas, chivos, las carretas y yuntas muy temprano, al alba saliendo a su jornada. Los humos de la cocina donde se preparaba la, seguramente abundante, para el amo, comida… las muchachas de servicio echando las tortillas en los comales… las tardes frescas del verano, los olores que se desprendían de la tierra cuando comenzaban precisamente esas lluvias tan benéficas luego del mes de mayo…

Mejor sigamos viendo a través de estas tomas que logré en la última semana del 2010, que fue cuando pude pasar para mi deleite por esos rumbos plagados de historia y de magníficos y caducos edificios.





















Fuente:

Beatriz Rojas, Jesús Gómez Serrano, Andrés Reyes Rodríguez, Salvador Camacho y Carlos Reyes Sahagún. Breve Historia de Aguascalientes, Fondo de Cultura Económica. México, 1994


19 comentarios:

  1. que bárbaros
    se lucieron con esta información

    ResponderEliminar
  2. Gracias por las fotos. Es impresionante la historia que tiene nuestra tierra. Tengo un abuelo de 93 y me gusta cuando me cuenta de los tiempos cuando las haciendas todavia existian. Soy de La Labor.

    ResponderEliminar
  3. que pena por mi tierra yo naci en ese pueblito magico, en la decada de los 80 aun era fantastico un verano en la cas grande en el tanque lleno de agua en las grandes huertas y sobre todo ir llegando al pueblo y observar el pequño rio de la tinaja que cruzaba el pueblo para llegar al tanque era asombroso y hoy que voy me dan gans de llorar.
    la modernidad no debe estar por ensima de nuestra historia

    ResponderEliminar
  4. ¿Allí mismo esta la comunidad tambien llamada la Punta?

    ResponderEliminar
  5. w0ow! estoy por ir de visita para la comunidad la ppunta.

    ResponderEliminar
  6. es una tristeza que se pierdan estos patrimonios cualturales y que los gobiernos no hagan nada, por ellos, nada mas para su bolsillo.

    ResponderEliminar
  7. Bueno es cierto que el estado en que se encuentra el unico patrimonio cultural de mi comunidad esta en un pesimo estado pero que podemos hacer ante esto a que la punta mi rancho bueno ojala y que las autoridades reparen el lugar ahi que decirles

    ResponderEliminar
  8. EN EL AÑO DE 2011 LA PERSONAL DE LA DIRECCION DE DESARROLLO AGROPECUARIO, ECONOMICO Y TURISMO DE LA PRESIDENCIA MUNICIPAL DE COSIO REALIZARON ACTIVIDADES DE LIMPIEZA EN EL CASCO DE LA EX- HACIENDA, ACTUALMENTE SE LLEVA A CABO EL SEGUIMIENTO ANTE EL INAH PARA PODER REALIZAR LA RESTAURACION POR ESTAPAS MEDIANTE RECURSO FEDERAL.

    ResponderEliminar
  9. EL PROXIMO FIN DE SEMANA 3 DE NOV. DEL 2012 EL PROGRAMA DE MI TIERRA SU HISTORIA POR 92.7 FM DE RYTA A LAS 11 DE LA NOCHE O IGUAL PODRAN CHECAR EN LA PAG. FACEBOOK/Mi tierra su historia

    ResponderEliminar
  10. si es una tristesa que la modernidad se comio esa grandes aciendas de mucha historia y el descuido de las autoridades tambien...bendita tierra de aguasclientes donde pase mis mejores años de juventud...

    ResponderEliminar
  11. BELLISIMAS FOTOGRAFIAS Y COMENTARIOS TAN ATINADOS. PARA LOS QUE VIVIMOS ENAMORADOS DE LA HISTORIA DE NUESTRO HERMOSO ESTADO, AL VER ESTAS PRECIOSAS CONTRUCCIONES QUE A PESAR DE SU CONDICION AUN NOS MUESTRA UN PEDAZO DE LO QUE FUE EN SUS MEJORES TIEMPOS.

    ResponderEliminar
  12. Muy buenas fotos e igualmente la informacion, lastima las condiciones en q se encuentra la hacienda. Tambien la cabecera municipal de Cosio era una hacienda, "La hacienda de Natillas".

    ResponderEliminar
  13. Es mas triste que no exista suficiente información de la historia de nuestra tierra....
    & lo mas triste es que no existan recuerdos plasmados, tales como las fotografías...
    eso es lo que debería subirse a la red...
    no cada barbaridad que existe en la actualidad...
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  14. Me gustaría saber, si de estas fotos, corresponden algunas a La Hacienda de San Jacinto. Atentamente, H. González. equilibrio60@yahoo.com.mx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, aquí hay fotos de la ex-hacienda de San Jacinto en Aguascalientes: http://delegacionmunicipalsanjacinto.blogspot.mx/2010_03_01_archive.html saludos!

      Eliminar
  15. Que viva esta tierra llena de riquezas muy apreciables pero muy poco cuidadas......VIVA COSIO!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  16. quienes vivian hay alguien me puede decir?
    lo ocupo para una tarea!!!!

    ResponderEliminar